Empresas cobran más por seguro médico a trabajadores no vacunados

Foto: Reuters / Voz de América
Las empresas pueden cobrar a los empleados diferentes montos por atención médica, en este caso lo hacen por los riesgos de no estar vacunado contra la Covid-19 | Con información de NPR
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

A medida que los mandatos de vacunación contra la Covid-19 entran en vigor en Estados Unidos, algunas empresas como United Airlines y Delta han optado por cobrar montos adicionales por motivos de seguro médico a sus trabajadores que no se han puesto la vacuna.

Debido al alto número de contagios entre los trabajadores sin vacunar, muchas empresas consideran cobrar tarifas y recargos a los no vacunados.

Tal vez te interese:  La FDA aprueba la dosis de refuerzo de la vacuna del COVID-19 para todos los adultos
Tal vez te interese:  Así es como funciona la vacuna de refuerzo contra Covid-19

Estas medidas abarcan desde la cadena de supermercados Harmons de Utah hasta el gigante bancario de Wall Street JPMorgan Chase.

De acuerdo con una encuesta realizada en septiembre por la Society for Human Resource Management,  menos del 1% de las organizaciones habían aumentado las primas del seguro médico para los trabajadores no vacunados y el 13% ha considerado hacerlo.

Fue más alto entre las grandes empresas, donde casi el 20% estaba considerando la mudanza.

De acuerdo con la ley federal, las empresas pueden cobrar a los empleados diferentes montos por atención médica siempre que lo hagan a través de un programa diseñado para promover comportamientos saludables y prevenir enfermedades.

Un programa de bienestar podría ser simplemente alentar a todos los empleados a que se vacunen, por lo cual, estas medidas son legales.

Hay más estrategias para motivar a los trabajadores no vacunados a vacunarse

Sin embargo, empleadores como Mercyhealth han optado por otras medidas; la empresa con más de 7 mil empleados en hospitales y clínicas en Wisconsin e Illinois, introdujo lo que llamó una “tarifa de riesgo compartido”, en lugar de primas de atención médica más altas.

Desde mediados de octubre, a los empleados no vacunados se les han deducido 60 dólares de su salario cada mes para ingresar a este grupo.

Mercyhealth comparó esta tarifa con la de los conductores de 16 años que tienen que pagar más por el seguro de automóvil.

Poco tiempo después de que anunciaran esta política, la tasa de vacunación contra la Covid-19 entre los empleados del sistema de salud aumentó a 91% desde alrededor del 70%.

Por otro lado, un par de personas renunciaron debido a la política y aproximadamente el 9% de los empleados contribuyen al grupo de riesgo. Mercyhealth proporcionó un número muy pequeño de exenciones médicas, pero no exenciones religiosas.