Joe Biden y sus 100 días. Esto es lo que ha hecho sobre migración

Primeros 100 días de Joe Biden. Esto es lo que ha hecho sobre migración
El presidente Joe Biden ha estado trabajando en migración: la política de asilo, admisión de refugiados, la separación familiar.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Joe Biden, presidente de Estados Unidos, cumplió 100 días en el poder. Por lo que te ofrecemos una descripción general de las acciones y posturas de su administración en temas clave de migración.

Tal vez te interese:  DACA y TPS: esto dijo Biden sobre inmigración en su discurso de anoche
Tal vez te interese:  Migrantes marchan el Día del Trabajo; exigen que Joe Biden cumpla sus promesas migratorias

Refugiados

La administración había prometido recibir hasta 125 mil refugiados, frente al límite de 15 mil establecido por su predecesor Donald Trump.

A principios de este mes, Joe Biden firmó una orden para extender el actual límite de admisiones debido a “preocupaciones humanitarias”. Después de encontrarse con fuertes críticas de las agencias que ayudan a reasentar a los refugiados, la Casa Blanca acabó matizando que próximamente elevaría el límite del cupo.

Prohibición de viajar

Durante su campaña, Joe Biden se comprometió a detener y levantar la llamada prohibición de viajar. Esta impedía a personas de 13 países, predominantemente musulmanes o africanos, viajar a Estados Unidos.

Una orden ejecutiva de Biden autorizó al Departamento de Estado a procesar las solicitudes de visa de los países mencionados en la prohibición.

Muro fronterizo

Biden se movía rápidamente para deshacer partes importantes de las políticas inmigratorias de la administración anterior. Una de sus primeras órdenes después de su toma de posesión fue detener la construcción del muro a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

El demócrata lo calificó de una “pérdida de dinero”. Se comprometió a impulsar políticas de inmigración más humanitarias.

Proyecto de ley de inmigración

Durante su primer discurso presidencial ante el Congreso el miércoles, Biden invitó a los legisladores estadounidenses a aprobar su propuesta de reforma migratoria.

“Si creen que necesitamos una frontera segura, pásenla, si creen en un camino hacia la ciudadanía, pásenla”, exhortó.

La legislación se presentó en la Cámara de Representantes y el Senado en febrero. Crearía un camino de ocho años hacia la ciudadanía para millones de inmigrantes no autorizados en los Estados Unidos. Al mismo tiempo que proporcionaría una vía rápida a la ciudadanía para aquellos traídos al país ilegalmente cuando eran niños.

Congelación de deportación

Joe Biden anunció una pausa de los procesos de deportación de 100 días junto con una solicitud para revisar las políticas de cumplimiento ejecutadas por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos. Así como el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos.

Pero el fiscal general de Texas, Ken Paxton, presentó una demanda para bloquear la moratoria de Biden tres días después del anuncio. El juez de distrito de los Estados Unidos, Drew Tipton, detuvo temporalmente la moratoria dos veces y luego suspendió indefinidamente la prohibición de 100 días de Biden sobre las deportaciones en febrero.

Asilo

En febrero, Biden ordenó a los funcionarios que elaboraran un plan para hacer frente a la migración que incluyera a solicitantes de asilo y refugiados. Su administración aún tiene que ofrecer detalles sobre el plan.

Mientras tanto, el mandatario ha eliminado algunas pautas y políticas de la era Trump, como los Protocolos de Protección al Migrante (MPP), a menudo denominados la política de “Permanecer en México”. Este último obligaba a los solicitantes de asilo a esperar en México mientras sus casos pasaban por los tribunales de inmigración de Estados Unidos.

Joe Biden absolvió a los menores de una política conocida como Título 42 que otorga a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos la autoridad para expulsar a los migrantes que ingresan al país sin autorización en respuesta a la pandemia de coronavirus.

Durante la mayor parte de 2020, la administración anterior de Trump bloqueó a los solicitantes de asilo de todas las edades bajo el Título 42.

DACA y Dreamers

Biden restableció la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), una política de la era Obama que evita la deportación de jóvenes indocumentados traídos al país como niños y que cumplen con ciertos requisitos de política.

Los afectados por DACA a menudo se describen como “soñadores”, que se deriva de la legislación propuesta llamada Ley de Desarrollo, Alivio y Educación para Menores Extranjeros (DREAM).

En marzo, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, anunció una regla en el Registro Federal para “preservar y fortalecer DACA”, pero una impugnación de la corte de Texas podría anular las protecciones.

Joe Biden y los agentes de inmigración

Biden han agregado fondos para investigar la mala conducta de agentes de inmigración y para la capacitación en su proyecto de ley de inmigración propuesto y en el presupuesto que envió al Congreso.

La administración de Biden dijo que quería asegurarse de que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley de inmigración fueran responsabilizados por mala conducta o trato inhumano. La administración ya enfrenta acusaciones de abuso en un centro de detención de Texas.

Funcionarios del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. Dijeron en un comunicado que no se les permitió comentar sobre casos específicos, pero que el departamento “tiene una política de tolerancia cero para todas las formas de abuso sexual, acoso sexual y comportamiento sexual inapropiado”. Las acusaciones están bajo investigación.

Separación familiar

Biden asumió el cargo en medio de los esfuerzos de los defensores de la inmigración para reunir a los niños con sus padres. La administración creó un grupo de trabajo y el presidente firmó una orden ejecutiva que pone fin a la política. Aunque el grupo de trabajo está progresando, todavía hay cientos de padres separados de sus hijos.