USA da pautas dietéticas para establecer estándares en almuerzos escolares

Foto: Pixabay
Las pautas dietéticas del gobierno mencionan que hasta los seis meses de edad debe priorizarse el consumo de leche materna
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El nivel de consumo de azúcar de los estadounidenses se ha vuelto insostenible. Un adulto promedio consume el 13% de sus calorías en azúcares agregados, superando con creces la ingesta recomendada, mientras que los niños consumen un promedio de 50 a 75 gramos de azúcar por día.

Tal vez te interese:  Caldo de rata zacatecano, el platillo exótico que te ayuda con tu salud
Tal vez te interese:  Torrejas: te contamos el origen y la receta de este postre tradicional

Nuevas pautas dietéticas para los estadounidenses

De acuerdo con un artículo publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, la mala alimentación es la principal causa de enfermedad en Estados Unidos. Además, las dietas poco saludables acaban con la vida de más de 500 mil personas cada año.

Por tal motivo, el departamento de Agricultura y de Salud de Estados Unidos emite directrices dietéticas cada cinco años para establecer estándares para los almuerzos escolares y otros planes.

En ese sentido, los padres estadounidenses tienen otro motivo para negarse a darle a sus hijos dulces, pasteles y helados antes de los dos años. Las pautas dietéticas del gobierno mencionan que hasta los seis meses de edad debe priorizarse el consumo de leche materna, y los menores de 2 años no deben consumir azúcares añadidos.

“Nunca es demasiado pronto para empezar”, comentó la nutricionista de la Universidad de California en Davis, Barbara Scheneeman. “Hay que hacer que cada bocado cuente en esos primeros años”, añadió.

Lactantes, niños pequeños y madres 

Para un crecimiento, desarrollo y salud óptima, la alimentación del bebé debe ser exclusivamente con leche materna hasta los primeros seis meses de vida. Si hay leche materna disponible, debe recibir fórmula infantil fortificada con hierro durante el primer año. Los bebés deben recibir suplementos de vitamina D desde el nacimiento.

Según el portal de nutrición Sundt, es posible que la leche materna no proporcione suficiente vitamina D. “El bebé necesita esta vitamina para absorber calcio y fósforo, que evitan enfermedades como raquitismo. Si está amamantando parcialmente, el bebé debe consumir 400 unidades internacionales (UI) de vitamina D líquida todos los días después del nacimiento. Esta cantidad es adecuada solo hasta que los destete y beba 32 onzas de fórmula fortificada con vitamina D todos los días o, después de los 12 meses’’, informa.

De manera similar, los bebés pueden comenzar a comer otros alimentos alrededor de los 6 meses y deben introducirse aquellas comidas que pueden causar alergias.

 

“La introducción de alimentos que contienen maní durante el primer año reduce el riesgo de que un bebé desarrolle alergia alimentaria al maní”, detallan las pautas.

Para las mujeres embarazadas, con el fin de promover un desarrollo cerebral saludable para sus bebés, deben alimentarse con 8 a 12 onzas de mariscos a la semana. También incluir el consumo de pescados (como bacalao, salmón, sardinas y tilapia) que contengan niveles bajos de mercurio, ya que pueden dañar el sistema nervioso de los pequeños.

Finalmente, las mujeres embarazadas no deben beber alcohol. Una cantidad moderada de cafeína parece ser segura, pero esto debe ser discutido con su médico personal.