Biden decreta proteger a los dreamers y parar la construcción del muro

Trump usó fondos del Ejército para construir una parte del muro fronterizo. | Foto: Captura de video.
Pocas horas después de empezar su mandato, el presidente Joe Biden firmó varios decretos sobre DACA y el muro fronterizo de Trump, marcando lo que será su mandato
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Durante su primer día de gobierno, el nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó el dos órdenes ejecutivas clave en política migratoria: una con las que busca proteger de la deportación a los indocumentados niños amparados por la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA)y otra que ordena detener la construcción del muro fronterizo iniciado por Donald Trump.

Jen Psaki, portavoz de la Casa Blanca, dijo en la noche del miércoles que Biden dio instrucciones al secretario de Seguridad Nacional para que:

  • Conservara y reforzara DACA, programa que protege temporalmente de la deportación a los dreamers.
  • Congelara toda la financiación del muro fronterizo, poniendo fin a la emergencia nacional decretada por Trump.
Tal vez te interese:  Ciudadanía, asilo y visas de trabajo: las 12 prioridades de la reforma migratoria de Biden
Tal vez te interese:  Migración | Este es el plan de Biden para regularizar a los indocumentados

Con la implementación del memorando referido a DACA, Biden protege a unos 650 mil migrantes indocumentados vulnerables por la falta de una solución definitiva.

Además, Biden revierte la orden de Trump de restringir las normas de inmigración y que incluso llevó al Tribunal Supremo la cancelación del DACA en varias ocasiones, siempre sin éxito.

Fue el 12 de enero cuando Trump viajó hasta la ciudad de Álamo, Texas, para celebrar la conclusión de las 450 millas del muro.

Este es uno de los más importantes puntos de la campaña del expresidente, incluso decretó emergencia nacional para financiar la obra.

Finalmente, la secretaria de Prensa de Biden informó que puso “un final al veto musulmán”, una de las primeras medidas adoptadas por la Administración Trump.

Esta impedía la entrada al país a ciudadanos de varios países de mayoría musulmana, la cual, dijo Psaki, estaba “arraigada en la xenofobia”.