Nuevo México y Oregón ordenan confinamiento por coronavirus

Nuevo México y Oregón ordenan confinamiento por coronavirus
Debido a la nueva ola de coronavirus en EEUU, las gobernadoras de Nuevo México y Oregón ordenaron dos semanas de confinamiento para evitar contagios. | Con información de AP.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Las gobernadoras de Nuevo México y Oregón ordenaron medidas restrictivas debido a la reciente ola de infecciones por coronavirus en Estados Unidos.

Estamos en una situación de vida o muerte. Si no actuamos de inmediato, no podemos proteger las vidas, no podemos seguir salvando vidas y aplastaremos completamente nuestro sistema de salud e infraestructura actuales”, dijo Michelle Lujan Grisham, gobernadora de Nuevo México.

El confinamiento para Nuevo México y Oregón durará dos semanas a partir del miércoles 18 de noviembre. Por su parte, Kate Brown, gobernadora de Oregón, indicó que los negocios tendrán que cerrar sus oficinas al público y ordenar que se trabaje desde casa.

Tal vez te interese:  Si no se siguen las reglas durante el Thanksgiving volverá el confinamiento: Eric Garcetti

Aunque la mayor parte de las tiendas en Oregón estarán abiertas, los gimnasios, museos, albercas, cines y zoológicos tendrán que cerrar. Los bares y restaurantes solamente contarán con el servicio para llevar. Las reuniones estarán restringidas a seis personas.

Brown advirtió que habrá multas o arrestos a quienes rompan estas restricciones.

Durante los últimos ocho meses les he estado pidiendo a los oregonianos que cumplan fielmente las leyes. No hemos optado por involucrar a la policía. Sin embargo, desafortunadamente en este momento no tenemos otra opción”, comentó Brown.

Nuevo México y Oregón implementaron el confinamiento durante este año. No obstante, mientras el invierno se acerca, hay una nueva ola de contagios por coronavirus en Estados Unidos.

Creo que los gobernadores y los alcaldes están, una vez más, en una posición verdaderamente difícil. La población estadounidense está muy emocional y económicamente exhausta”, dijo la doctora Megan Ranney, médico de urgencias y profesora en la Universidad Brown en Providence, Rhode Island.

El presidente Donald Trump pidió mantenerse “alerta”, pero descartó que se vaya a implementar un confinamiento nacional.