Tengo que salir a trabajar…¿cómo protejo a mi familia del coronavirus al regresar a casa?

Tapete para sanitizar zapatos en la entrada de la casa
La vida Post-Covid: Si estás a punto de regresar a trabajar presencialmente y tienes miedo de contagiar a tu familia de coronavirus cuando regresas a casa, Conexión Migrante te comparte cinco consejos que te permitirán proteger a los tuyos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Todos queremos trabajar y necesitamos ganar dinero a pesar de la pandemia. Pero sabemos que tenemos que hacerlo con cuidado para que esto no suponga un riesgo para nuestras familias. Te diremos cómo puedes proteger a tu familia del coronavirus si ellos se quedan en casa mientras tu sales a trabajar.

Entrevistamos al Dr. Baruch Márquez, del Hospital General de la Ciudad de México y reunimos recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para ofrecerte una serie de medidas que te ayudarán a que todo marche bien si trabajas fuera de casa.

1. Crea una “estación de limpieza”

Este será un espacio donde tengas a la mano artículos de limpieza y un espacio donde dejaremos nuestros zapatos y todo lo que usamos en la calle.

Puede estar conformada por una mesita con unas toallitas desinfectantes, una muda de ropa, una cubeta de agua con jabón y un trapo con cloro en la entrada de la casa.

Las toallitas las usaremos para los dispositivos y artículos que usamos constantemente en la calle: cartera, llaves, celular, plumas, etc.

La cubeta nos permitirá poner a remojar de inmediato, en agua y jabón, la ropa que usamos en la calle. Esto nos permitirá lavarla posteriormente a fondo y con calma. Esto es especialmente importante si nuestro trabajo implica tener contacto con mucha gente o si nos exige largos trayectos en transporte público.

El paño o tapete con agua con cloro en la entrada nos ayudará a limpiar nuestros zapatos y desinfectarlos antes de dejarlos cerca de la puerta. Lo mejor es tener ahí unas pantuflas o zapatos de casa que te estén esperando para ponértelos en cuando llegas.

2. Ve directo a la ducha

Si puedes hacerlo, lo mejor es ir directo a la ducha a bañarte antes de saludar a tu familia. Recuerda que el coronavirus está protegido por una capa lípida (de grasa) que no resiste el contacto con el jabón, así este último es tu mejor aliado.

Tal vez te interese:  Sigue estas recomendaciones para protegerte del coronavirus en el trabajo

3. Desinféctate, si no puedes ducharte

Si no es posible que te bañes de inmediato cuando regresas a casa, realiza un proceso de desinfección sencillo, pero eficaz desde la puerta de entrada:  en un atomizador ten siempre una mezcla con una parte de agua por una parte de alcohol líquido y rocía con ella tu ropa.  Los productos desinfectantes de marcas conocidas (que encontramos en aerosol) también pueden cumplir muy bien esta función.

Después de ello, la OMS sugiere un riguroso lavado de manos con agua y jabón.  Debe durar al menos 40 segundos e incluir la palma, el dorso, los dedos, el pulgar, etc.

En caso de que esto no fuera posible, la desinfección es indispensable, pero con gel antibacterial.

Foto: OMS | Medidas para proteger a tu familia del coronavirus

 

4. Saluda a distancia para proteger a tu familia

Otra clave para mantener a tu familia a salvo es mantener una distancia. Lo ideal en este momento es no saludar con besos o abrazos si tu trabajo supone un riesgo algo de contagio.  Es difícil, lo sabemos. Una opción sugerida por el Dr. Márquez  es chocar nuestros codos.

Si tienes niños pequeños, puedes hacerlo más divertido inventando nuevas formas de decir saludos (juegos de palabras, series de movimientos), pero a distancia.

¿Por qué es importante esto? Porque el coronavirus no se manifiesta de inmediato, siempre hay un periodo de entre 5 y 14 días de incubación, así que podríamos estar contagiando a nuestra familia sin saberlo.

5. ¿Qué hago con la compra de alimentos?

Si llegaste con productos del supermercado, después de tu bañarte o higienizarte, lava todo lo que sea posible con agua y jabón. Frutas y verduras pueden ser desinfectadas con todas hechas comercializadas para este objetivo. Revisa que todos los paquetes sean desinfectados.

Si hay empaques de cartón, puedes frotarlos con un poco de alcohol en gel y una servilleta, o rociarlos con la mezcla de agua y alcohol que tienes en la entrada de tu casa.

No olvides tampoco desinfectar cotidianamente los objetos que usan tus hijos, como teléfonos celulares, tabletas, controles remotos, manijas de las puertas, el refrigerador o el microondas.

Mientras más cuidadosos seamos en el presente, más rápido nos desharemos del coronavirus.