Ve a Misa y visita la iglesia, pero cuídate del coronavirus

Ve a misa, pero cuídate del coronavirus
Las iglesias han sido declaradas lugares “esenciales” durante la pandemia. Las misas transmitidas virtualmente tienen el mismo valor ante los ojos de Dios y de la Iglesia católica. Pero si prefieres acudir al templo a profesar tu fe, te decimos cómo reducir los riesgos de contagio de coronavirus.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Paisano, te compartimos recomendaciones generales de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y del Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas, pero aplicables para todo el país, para que puedas tomar Misa sin temor a contagiarte de coronavirus.

También te dejamos algunos consejos del Fraile Sergio Serrano, del Apostolado Hispano de Nueva Orleans, quien charló con Conexión Migrante sobre cómo reducir los riesgos de contraer la coronavirus en las iglesias.

Abstente de ir a la iglesia si tienes síntomas

  1. No asistas a la iglesia si presenta los siguientes síntomas:
  • Tos
  • Fiebre
  • Diarrea
  • Dificultad para respirar
  • Dolor muscular, de garganta o de cabeza
  1. No vayas al templo si has estado en contacto cercano con personas que tienen Covid-19.

Medidas sanitarias para entrar a la iglesia

  1. Tu iglesia local deberá contar con dispensadores de gel antibacterial o instalaciones con jabón y agua para que puedas lavarte las manos antes y después de asistir a la Misa. En caso de que no sea así, lleva tu gel y úsalo antes, durante y después de la celebración.
  2. Usa una mascarilla en todo momento.
  3. Evita el uso de cuadernillos de rezos u oraciones compartidos. Si puedes, lleva tu propio cuadernillo o misal (hay muchas versiones en línea, puedes llevarlo descargado también en tu propio teléfono móvil).
  4. Evita sentarte con personas que no sean de tu familia o que no vivan en el mismo hogar que tú durante la celebración religiosa. Piensa que no te hace mal cristiano. Por el contrario, es una forma de cuidarte y cuidar a tu prójimo: nadie sabe si puede estar contagiado.

Medidas sanitarias para la Eucaristía

  1. En el momento de la distribución de la Sagrada Comunión el sacerdote deberá emplear cubrebocas o mascarilla. Si no lo está haciendo, es válido evitar la comunión ese día en particular.
  2. Antes y después de distribuir la Sagrada Comunión el ministro se debe desinfectar las manos con gel antibacterial.
  3. El sacerdote debe entregarte la hostia en las manos, no en la boca. Cada fiel deberá llevar el pan a su boca. Claramente, deberá retirar el cubrebocas para ello, pero esto debe ser solo momentáneamente.
  4. No está permitido compartir el vino durante la Eucaristía.
  5. La paz no se dará con un apretón de manos, sino con una reverencia hecha inclinando la cabeza.

Por otro lado, también puedes rezar una oración y hacer la Comunión Espiritual en caso de que no desees recibir la hostia por precaución. Aquí te damos algunas opciones.

En caso de servicios religiosos como bodas, confirmaciones y bautizos, se deben respetar las restricciones estatales y llevar a cabo con todas las medidas sanitarias antes mencionadas.

Tal vez te interese:  ¿Cómo evito contagiarme de coronavirus cuando vuelva a ver a mis familiares y amigos?

Medidas sanitarias para las confesiones:

  1. Debido a la implementación de sana distancia, se recomienda que las confesiones no se realicen en los confesionarios. Algunos sacerdotes están habilitando lugares más amplios, pero con discreción adecuada para las confesiones, como las capillas laterales, las sacristías o los despachos parroquiales.
  2. El penitente y el confesor deben guardar la distancia aconsejada de un metro y medio, así como usar cubrebocas en todo momento.
  3. La imposición de manos para la absolución se hará sin contacto alguno con el feligrés.

Algunas iglesias en México han implementado medidas como poner mamparas de plástico entre el confesor y el penitente. 

Esto podría ayudar a reducir los riesgos de contagio en caso de que la confesión no pueda realizarse al aire libre o en un lugar amplio.

Protocolo de limpieza y cuidado en las instalaciones de la iglesia:

  1. Se deben desinfectar las instalaciones de la iglesia entre cada servicio religioso. Por ello, las misas no deberán realizarse en horarios continuos.
  2. Se recomienda que los fieles no toquen imágenes sagradas y que las pilas de agua bendita permanezcan vacías.
  3. Para asegurar la distancia entre los asistentes, se recomienda marcar los bancos asignados y publicar en las puertas de la iglesia el número de personas permitido según el aforo máximo correspondiente a cada regla estatal. Si ves que hay más gente en el templo de la que está permitida, es mejor que regreses a tu casa.
  4. También pueden ponerse señalamientos para indicar cuáles son los pasillos de “sentido único” dentro de la iglesia. Incluso, pueden pegarse carteles con información sobre cómo evitar los contagios de coronavirus.
  5. Se debe procurar que las iglesias estén ventiladas todo el tiempo, ya sea con aire acondicionado, o dejando puertas y ventanas abiertas. De hecho, se recomienda oficiar Misas al aire libre.
  6. Los responsables de la iglesia deberán informar a la comunidad si alguien resultó positivo a Covid-19 y asistió a Misa. Por eso, las personas tienen que estar en contacto con ellos. La iglesia puede designar a una persona que se encargue de esta comunicación.

Soy población de riesgo, ¿qué hago?

La población de riesgo (más de 70 años, con diabetes, obesidad o enfermedades cardiovasculares) no debe participar presencialmente en los servicios religiosos. Pero esto no te aleja de Dios: puedes participar activamente de forma remota a través de transmisiones en Facebook, radio o televisión. Cuidarte es cuidar también de tus hermanos.

El Fraile Sergio Serrano aconseja, además, realizar a liturgia de las horas desde casa, que es la oración oficial de la Iglesia.

La liturgia de las horas considera lo siguiente:

  • Laudes: De 6:00 a 7:00.
  • Tercia: A las 9:00 de la mañana.
  • Sexta: A las 12:00
  • Nona: A las 3:00 de la tarde.
  • Vísperas: A las 6:00 de la tarde
  • Completas: Antes de dormir.

También pueden rezar el Ángelus al medio día, asistir a las misas digitales, hay muchas personas que están haciendo grupos de oración en línea a través de Zoom y Facebook”, expresó el Fraile.

Toma en cuenta que algunos estados de EEUU están volviendo a imponer restricciones debido a repuntes en los casos de coronavirus. Por ello, es muy importante que estés al pendiente de los cambios que puedan anunciar las autoridades locales.