Retrasos en USCIS dejan fuera de las elecciones a miles de inmigrantes

Según expertos, el retraso en los trámites de ciudadanía con USCIS parecen una estrategia para reducir el número de votantes. Foto: Voz de América / Reuters.
Los cierres de oficinas, la falta de presupuesto y las modificaciones de Trump en USCIS han hecho que miles de migrantes no puedan conseguir su ciudadanía. Como consecuencia, no podrán votar en estas elecciones. | Con información de Immigration Impact.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Miles de inmigrantes están a un paso de convertirse en ciudadanos estadounidenses. Sin embargo, los retrasos en los trámites con el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés) no les han permitido avanzar. Como consecuencia, estos posibles ciudadanos se están quedando fuera del registro para las elecciones de noviembre.

Según el diario Immigration Impact, los años de mala gestión fiscal en USCIS son una de las causas por las que la agencia no ha podido resolver muchas solicitudes.

Por otra parte, los cambios que la administración Trump ha anunciado a lo largo de estos meses y los cierres por la pandemia también han contribuido a  que los migrantes no puedan concluir sus trámites de ciudadanía.

Gracias a esto, se estima que más de 300 mil migrantes pierdan su oportunidad de registrarse y votar este año.

Tal vez te interese:  ¿Quieres registrarte para votar en EEUU? Te decimos qué hacer

USCIS, con miles de cambios y al borde de la bancarrota

Durante el gobierno de Donald Trump, USCIS ha implementado varios cambios para tramitar la ciudadanía estadounidense. Ahora, los solicitantes tienen que pasar por más entrevistas e investigaciones más rigurosas sobre sus antecedentes.

Esto ha hecho que el tiempo de espera para convertirse en ciudadano sea de, aproximadamente, 9 meses. Incluso, en algunos casos pueden pasar cerca de 3 años. En cambio, en 2016, el tiempo máximo de espera era de poco más de 5 meses.

Las modificaciones también han provocado que la agencia de inmigración se encuentre en una crisis financiera. Y es que ha destinado gran parte de su presupuesto a investigaciones y “detecciones de fraude” de aquellos que solicitan su ciudadanía.

Aunque USCIS espera mejorar sus finanzas con el aumento de tarifas, organizaciones como American Immigration Council apuntan que la situación no cambiará a menos que se deje de invertir en investigar a los inmigrantes.

Tal vez te interese:  ¿Quieres registrarte para votar en EEUU? Te decimos qué hacer

El efecto de la pandemia

Cuando la pandemia de coronavirus llegó a EEUU, USCIS cerró sus oficinas. Esto detuvo miles de ceremonias de naturalización y entrevistas.

Muchos alegaban que el problema se podía resolver de manera sencilla, con videoconferencias o con otras alternativas tecnológicas. Sin embargo, el que la agencia no lo hiciera puso en duda si los retrasos no eran una estrategia para reducir los procesos de naturalización antes de las elecciones.

Aunque las oficinas se abrieron el 4 de junio y se hicieron ceremonias de naturalización en automóviles, esto no disminuyó la gran cantidad de solicitudes atrasadas desde antes del Covid-19.

De acuerdo con la organización Boundless, por cada día de retraso debido a la pandemia, 2 mil 100 personas se quedaron si la oportunidad de votar este año. En total, más de 649 mil personas tienen solicitudes pendientes de naturalización.

Tal vez te interese:  Por primera vez, voto latino superará al de los afromearicanos en 2020

¿Cómo los retrasos afectan a las elecciones?

Según Immigration Impact, los ciudadanos estadounidenses recién naturalizados son un grupo de votantes que crece cada vez más. En febrero, el Pew Research Center calculaba que más de 23 millones de inmigrantes con ciudadanía serían elegibles para votar en las elecciones de noviembre de 2020. Esto equivale al 10% de todo el electorado, una cifra récord según el centro de investigaciones.

Poco más del 15% de estos posibles votantes son mexicanos. El 13% proviene del Caribe, y el 9% son sudamericanos. La mayoría de estos ciudadanos votarían en California, Nueva York, Florida, Texas y Nueva Jersey. Sin embargo, sus trámites de ciudadanía se han quedado parados.

Al evitar que estos inmigrantes participen en las elecciones, el electorado se vuelve menos diverso y menos representativo. Es decir: se deja fuera a una comunidad que tiene un papel fundamental para la sociedad estadounidense.

Con información de Immigration Impact.