15 de junio de 2024
DOLAR: $18.49
Search
Close this search box.
15 de junio de 2024 | Dolar:$18.49

Tlaxcala es aduana mortal para migrantes centroamericanos

AFP Migrantes Voz de América
Cada migrante es una historia de vida, lo dejan todo, madre, padre, esposa, hijos y amigos con la esperanza de lograr una vida mejor | Un texto de Escenario Tlaxcala

Cada día cientos de migrantes salen de sus países como Honduras, El Salvador, Guatemala, Colombia, Haití, Cuba y hasta Venezuela y se trepan al lomo del tren conocido como “La Bestia” para cruzar la frontera de México con los Estados Unidos y por las vías deben forzosamente cruzar por territorio tlaxcalteca.

La media anual en Apizaco era de cuatro mil 500 migrantes atendidos, aunque en el último trienio rebasaron las expectativas al cuantificar los siete mil, sin tomar en cuenta los que siguen su camino de largo a bordo del ferrocarril.

Cada hombre es una historia de vida, lo dejan todo, madre, padre, esposa, hijos y amigos.

Unos son empujados por la necesidad, la carencia, pero en su mayoría huyen de la violencia, si se quedan en su terruño la delincuencia los asesina.

Al llegar a Apizaco cuentan que en sus países de origen son víctimas de las mafias, de los ejércitos y de una política de exterminio que señala con índice mortal a sus familias, por eso si desaparecen su familia se salva.

Casi siempre la misma historia se repite, deben cruzar la frontera sur de México, para abordar el ferrocarril, son modernas máquinas diesel que a todas horas transitan por las venas de acero que mueven gran parte de la riqueza de nuestro país.

Para la gente de Tlaxcala, sobre todo del municipio de Apizaco, ya adoptó en su paisaje cotidiano urbano la imagen desgarbada de los migrantes, sus miradas curiosas, su acento casi jarocho y su mochila al hombro los identifica.

Una vez que cruzan el estado de Veracruz, antes pasan por Tabasco, suben abruptamente al Altiplano de México, su clima les parece extremo, la temperatura baja y ellos no vienen preparados para enfrentar ese nuevo flagelo.

El camino de los migrantes por México

Sin rumbo, como pueden, unos guiados por los polleros, otros por las nuevas vías de comunicación entre las que predomina el WhatsApp, de sus celulares los va guiando por esta ruta mortal.

Deben transcurrir entre 20 y 25 días para que puedan llegar a Tlaxcala, en la zona del sureste deben pasar por la aduana de los “Mara Salvatrucha”, que han sido deportados y se la viven de robar a los emigrantes inexpertos.

Otro peligro de muerte es la organización de los “Z” y el narcotráfico, ellos se los llevan a punta de metralleta y nunca se les vuelve a ver, eso no es muy común, pero es un peligro mortal y latente que los acecha en todas partes.

Luego tienen que enfrentar a los elementos del Instituto Nacional de Migración, la feroz migra mexicana, que con sus esporádicas redadas es muy temida por las deportaciones.

La Bestia educa

Ya en el lomo de “La Bestia”, deben tener cuidado y volverse diestros y diestras al subir y bajar de los vagones, porque también viajan mujeres y familias enteras pero; hay que olvidar a los peores de todas sus pesadillas y esos son los elementos policiacos.

Tal vez te interese:  ¿Qué se sabe del nuevo pasaporte electrónico mexicano?

Estatales y municipales los esperan en tierras altas, de tal forma que en Veracruz espían a los migrantes cerca de los bancos, saben que ahí deben refaccionarse de dinero y entrar y salir de un cajero bancario es un error que muchos novatos cometen.

Así, al llegar a Tlaxcala, siguen los asaltos donde a veces sin motivo son agredidoslos amenazan y les disparan con armas largas y cortas, uno de ellos quedó tendido muerto dramáticamente en las escaleras de una góndola.

2018 fue el año que más agresiones registro con arma de fuego, ataques armados en contra de los migrantes,  cuatro de ellos lesionados de bala y solo identifican a sus agresores como hombres vestidos con uniforme negro y encapuchados.

Pero no solamente los migrantes son el blanco, desde hace un año el tren “La Bestia” es blanco de modernos asaltantes que colocan piedras, troncos y atraviesan lo que se pueda para frenar su marcha en la zona oriente y en Libres y Oriental en Puebla, en la colindancia estatal.

Se trata de gavillas numerosas que a punta de armas largas mantienen a raya a los custodios de Ferrosur, mientras otros grupos rompen los cerrojos y abren los vagones.

Se llevan lo que se puede, maíz, trigo, electrodomésticos y hasta botellas de vinos caros, sin olvidar las toneladas de polietileno, materiales de construcción y granos como maíz o trigo que son regadas sobre la marcha y otros asaltantes las suben a camionetas para darse a la fuga.

Esta es la primera de tres entregas del reportaje publicado originalmente en Escenario Tlaxcala

Notas relacionadas