Solicitudes de beneficios por desempleo siguen en aumento en EEUU

Por 20 semanas consecutivas las solicitudes de beneficios por desempleo en Estados Unidos han superado la cifra de un millón. Foto: AP, VOA
Aunque las solicitudes de beneficios por desempleo bajaron las últimas semanas, EEUU reporta récords históricos de personas que se quedaron sin trabajo.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El número de estadounidenses que solicitaron beneficios por desempleo bajó a su menor nivel semanal desde que comenzó la pandemia de coronavirus a mediados de marzo. Sin embargo, aún supera la marca de un millón.

Según cifras divulgadas por el Departamento del Trabajo, 1.18 millones de personas solicitaron los beneficios en la semana que terminó el 1 de agosto. La semana anterior, la cifra era de 1.4 millones.

El número está ajustado estacionalmente. Este método ayuda a concretar los datos sobre el desempleo en EEUU.

Según los economistas, la cifra sugiere que el mercado laboral todavía no logra estabilizarse en medio de una ola de nuevos casos de coronavirus.

Las autoridades de varios estados se han visto forzadas a impedir o desacelerar la reapertura de los negocios a causa de esta ola.

Este cierre ha afectado especialmente a las áreas del Sur y el Oeste de Estados Unidos.

Récord histórico en cifras de desempleo

Según las últimas cifras del Departamento del Trabajo, más de 55 millones de estadounidenses han solicitado beneficios por desempleo durante la pandemia.

Esto marca un récord histórico en el país, pues supera con creces todas las estadísticas anteriores.

La marca anterior de más solicitudes por desempleo en una semana fue de 695 mil en 1982.

Tal vez te interese:  Estos 4 estados darán cheques de hasta $2 mil dólares a quienes vuelvan a trabajar

Otros reportes de esta semana reflejaron una disminución de las plantillas de empresas privadas en julio.

También se reportó una contracción de los empleos en las industrias de manufacturas y servicios.

Por último, algunos grupos industriales se quejaron de que el beneficio federal de 600 dólares a los desempleados no estaba ayudando al regreso de los trabajadores a sus puestos.