Florencia Trejo Aguilar, una mujer que apoya a madres solteras y adultos enfermos

Florencia Trejo Aguilar, una mujer que apoya a madres solteras y adultos enfermos a través de la Federación de Clubes Casa Zacatecas, Tulsa
Además de ser una mujer emprendedora, el objetivo principal de Florencia Trejo Aguilar es apoyar a las madres solteras y adultos enfermos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

En busca de un futuro mejor para sus dos hijos, Florencia Trajo Aguilar abandonó Zacatecas para irse a vivir a Estados Unidos, país en el que lleva 27 años. Al ser la presidenta de la Federación de Clubes Casa Zacatecas, Tulsa, su objetivo principal es apoyar a las madres solteras y adultos enfermos.

“Mi enfoque es ayudar a niños de mamás solteras y a adultos enfermos, a través del programa Corazón de Plata para que puedan reencontrarse con sus hijos”, dijo Florencia Trejo Aguilar, en entrevista para Conexión Migrante.

Al ver a tanta gente de Zacatecas en Tulsa, creó la Federación para ayudar a que los padres pudieran reencontrarse con sus hijos. Duró 26 años sin ver su papá.

A lo largo del tiempo, Florencia aprendió a ser líder y tocar puertas para defender y apoyar a su gente. Ha hecho colectas y rifas para ayudar a niños, personas enfermas, estudiantes.

Tal vez te interese:  Para ayudar a los menores migrantes detenidos, estos niños se pusieron a vender limonada
Florencia Trejo Aguilar, una mujer que apoya a madres solteras y adultos enfermos a través de la Federación de Clubes Casa Zacatecas, Tulsa
Foto: Cortesía de Florencia Trejo Aguilar.

Su motivación

Durante su estancia en Estados Unidos, Florencia se enfrentó a la discriminación por ser mamá soltera y no hablar inglés.

En una ocasión, su hija al borde la muerte y ella no podía explicar los síntomas. La pequeña tenía fiebre y convulsiones, perdió el sentido durante tres días y no reaccionaba. Estuvo hospitalizada durante ocho días. A raíz de la situación médica con su hija, Florencia fue a la escuela y poco a poco aprendió a hablar inglés.

“Fui una mujer violada en mi comunidad, por eso ese deseo de salir corriendo ahí y proteger a mis hijos. Dije que jamás iba a regresar a mi comunidad, pero el tiempo ha curado esa herida y por eso lucho para ayudar a esas mujeres que están solas”, nos compartió Florencia.

Tal vez te interese:  En el Día Internacional de la Mujer, la embajadora Marcela Celorio expone los retos de migrantes y diplomáticas

Una mujer emprendedora

Para sacar adelante a sus hijos, tenía dos empleos. Empezó trabajando en un plantío de pinos en North Carolina, les hacía de comer a todos los empleados. Vio que Estados Unidos era un país donde podía conseguir un mejor futuro y decidió quedarse, unos hermanos cristianos la apoyaron.

Trabajó en lavanderías, limpiando departamentos e incluso, en una fábrica de matanza de pollo. Florencia es dueña de su compañía de limpieza.

Florencia nunca permitió que nadie la hiciera menos y le bajara su autoestima. Si pudiera regresar el tiempo, a su yo de hace 10 años le diría:

“Sigue luchando, no te rindas. La vida te tiene un futuro mejor y vamos a lograr salir adelante. No más lágrimas, tú vas a poder y llegarás a donde te lo propongas”.