USCIS volverá a procesar solicitudes de asilo para algunos migrantes enfermos

Pese a las constantes críticas y múltiples casos inhumanos que se dieron a conocer, un portavoz de la agencia dijo que se revisarán las solicitudes de asilo, caso por caso
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) anunció que reanudará el procesamiento de algunas solicitudes de asilo de acción diferida para migrantes con problemas graves de salud, esto a un mes de que anunciara que iba a dejar procesar estos casos.

Un portavoz de la agencia dijo a The Hill que “bajo la dirección del secretario de funciones McAleenan, USCIS reanudará su consideración de las solicitudes de acción diferida no militar de manera discrecional, caso por caso, excepto que los requiera una ley, reglamento u orden judicial aplicable”.

La noticia se dio a conocer por miembros del Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara.

“Parece que la Administración Trump está revirtiendo su decisión inhumana y desastrosa de deportar a niños gravemente enfermos y sus familias que reciben tratamiento médico para salvar vidas en los Estados Unidos”, dijo el presidente de Supervisión, Elijah Cummings, para el séptimo distrito del Congreso de Maryland, en un comunicado. 

Cabe destacar que la mayoría de las solicitudes por acción diferida son de aquellos migrantes con problemas médicos o están relacionadas con el apoyo familiar. USCIS volverá a reconsiderar los casos que llegaron hasta principios de agosto. 

Tal vez te interese:  Los 7 puntos clave para no convertirse en Carga Pública

La fuerte medida afectó a más de 400 personas que solicitaron asilo por problemas de salud; sin embargo, recibieron una carta de la agencia en la cual explicaban que su solicitud había sido negada y si no abandonaban el país en 33 días, serían deportados.

Pese a la medida, un portavoz le dijo a The Hill  a finales del mes pasado que el proceso que permite a esos migrantes y sus familiares evitar la deportación no terminaría, sino que se manejaría a través del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Entre uno de los casos que se dio a conocer fue el del menor de 16 años, Jonathan Sánchez, quien tenía permiso de permanecer en el país para seguir con su tratamiento de fibrosis quística, enfermedad que causa infecciones pulmonares y limita su capacidad de respirar; sin embargo, después de recibir tratamiento durante tres años en el Hospital de Niños de Boston,  recibió una carta para que abandonara en 33 días el país, de lo contrario sería deportado.

Otro de los casos fue el del migrante cubano Yoel Alonso Leal, solicitante de asilo que ICE se empeñaba en deportarlo, a pesar de que 100 médicos y estudiantes de medicina en Nueva York firmaron una carta advirtiendo que podría fallecer en su camino de deportación, ya que su tumor pulmonar era muy avanzado.

Con información de The Hill