Asesina policía a migrante centroamericano en Saltillo, Coahuila

Migrante salvadoreño muere tras un operativo a kilómetros de la Casa del Migrante, en Saltillo
“Venían migrantes corriendo con mujeres y niños, policías de la Fiscalía los venían persiguiendo y les iban tirando balazos”
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La Policía estatal de Saltillo, asesinó a un migrante hondureño, luego de ser perseguido y tiroteado junto con otros centroamericanos en un operativo, esto en la colonia San Miguel, en Saltillo.

De acuerdo con un reporte preliminar, emitido por la Policía de Investigación Criminal, derivado de un operativo realizado por elementos de la misma corporación, los hechos ocurrieron la noche del 31 de julio.

Según el comunicado oficial, los hechos ocurrieron luego de que un grupo de personas salieron de la Casa del Migrante para esperar el ferrocarril a un kilómetro y medio del albergue con la intención de llegar a los Estados Unidos, sin embargo fueron sorprendidos por dicho operativo en el que participaron:

  • Agentes del Instituto Nacional de Migración (INM)
  • Policía Federal
  • Elementos de la Fiscalía del estado de Coahuila

Tras la persecución lograron detener a varios migrantes, entre los que se encontraban una mujer con su hija, y un pequeño de tan solo dos años, el cual fue resguardado en una tienda ya que los elementos estaban tirando balazos.

Tal vez te interese:  Los tres principales modos en los que Trump impidió la migración

De acuerdo con la Casa del Migrante la niña de 8 años vio cuando fue asesinado su papá.

“Venían migrantes corriendo con mujeres y niños, policías de la Fiscalía los venían persiguiendo y les iban tirando balazos”, señalaron vecinos, luego de que se reportó la muerte del hombre de unos 35 años, en un arroyo del sector.

“Eran policías vestidos de civiles, de esos de la Fiscalía, porque con ellos venía una camioneta negra con los logos de esa corporación”, aseguraron los testigos, quienes por temor a represalias pidieron permanecer en el anonimato.

Un documento, firmado por Alberto Xicoténcatl, director de la casa, exige justicia y la protección máxima de todos y todas las sobrevivientes, además de la reparación de los daños y todas las garantías de no repetición, así como toda la seguridad para defensores de los Derechos Humanos.