EU se negaría a renovar pasaportes de latinos con ciudadanía americana

Cientos de latinos nacidos en Estados Unidos enfrentarían un problema legal, ya que el Gobierno se niega a renovar su pasaporte
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Cientos, sino es que miles, de latinos nacidos en Estados Unidos enfrentarían un problema legal, ya que el Gobierno se niega a renovar su pasaporte, pues de acuerdo con la administración del presidente Donald Trump estas personas usaron certificados falsos de nacimiento desde que eran bebés.

De acuerdo a una investigación del The Washington Post, existe un cambio en la política de renovación de pasaportes de EU, a pesar que el Departamento de Estado niega cualquier tipo de variación en los protocolos vigentes.

En un comunicado, el Departamento de Estado dijo que “no ha cambiado la política o la práctica con respecto a la adjudicación de solicitudes de pasaportes” y agregó que “la región fronteriza México-Estados Unidos es un área del país donde ha habido una incidencia significativa de fraude de ciudadanía “.

Pero los casos identificados por The Washington Post y las entrevistas con abogados de inmigración sugieren un cambio dramático tanto en la emisión de pasaportes como en la aplicación de la ley de inmigración.

No obstante, el medio retoma algunos en los cuales los hispanos que han tratado de renovar sus pasaportes se encuentran en centros de detención para inmigrantes e, incluso, están en proceso de deportación.

Otros latinos se encuentran atrapados en México y no pueden regresar a Estados Unidos porque sus pasaportes fueron revocados sin previo aviso cuando trataban de volver a sus hogares.

Tal vez te interese:  ¿Necesitas tramitar un pasaporte americano? Te decimos qué hacer

The Washington Post afirma que la mayoría de los casos se están produciendo en el sur de Texas, en la frontera con México, y pone como ejemplo a Juan, un hombre de 40 años que no pudo renovar su pasaporte estadounidense, aunque su certificado de nacimiento muestra que nació en Brownsville (Texas).

Juan recibió una carta del Departamento de Estado, en la que se le informaba de que las autoridades no creían que fuera ciudadano estadounidense.

Según el Post, el Gobierno defiende que entre la década de los 50 y los 90 del año pasado, algunas matronas y médicos en la frontera entre México y el estado de Texas dieron certificados estadounidenses falsos a niños que, en realidad, habían nacido en México.

En una serie de juicios en los años 90, varios médicos reconocieron que habían elaborado certificados de nacimiento falsos.

Debido a esto, desde la administración del expresidente Barack Obama el Departamento de Estado comenzó a negar pasaportes a algunas personas que habían nacido en el Valle del Río Bravo, en Texas, ayudados por matronas, muchas veces en casa ante los elevados costes de los hospitales estadounidenses.

Aunque ACLU y Obama llegaron a un acuerdo, la política para revocar estos documentos parece haber resurgido.