Amenazan a dueño de taller donde una migrante se ocultó en Miami

El diario Miami Herald dijo que su periodista fue testigo de 10 llamadas en cinco minutos en el González Auto Center en Homestead. | Foto: Voz de América / AP
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El dueño de un taller de refacciones de autos, donde las autoridades federales capturaron a una inmigrante adolescente que intentaba huir ha empezado a recibir amenazas de muerte de personas que creen equivocadamente que él o sus empleados llamaron a la policía.

El diario Miami Herald dijo que su periodista fue testigo de 10 llamadas en cinco minutos en el González Auto Center en Homestead. Otras amenazas aparecieron en Facebook. El FBI investiga y el dueño, Francisco González, dijo que ha empezado a portar un arma.

Según las autoridades federales, la hondureña de 15 años fue detenida en la frontera mexicana cuando trató de entrar sola a Estados Unidos y encerrada en un refugio local para menores no acompañados donde se encuentran unos mil 200 niños.

Huyó el viernes cuando la llevaban a un control médico de rutina. Entró al negocio de González, donde la policía la descubrió escondida detrás de un gran cajón de herramientas.

Tal vez te interese:  Las 12 prioridades de deportación para la migra este 2018

González señaló que ni él ni sus empleados llamaron a la policía. Dijo que los agentes que rastrillaban la zona entraron a su negocio y la descubrieron. La policía lo ratificó.

“Le dimos agua a la niña, le ofrecimos comida; la traté como si fuera mi propia hija”, dijo González al Herald. “Le expliqué que la policía quiere ‘devolver la grandeza a Estados Unidos’ al reunirla con su familia, pero que para que eso suceda, ella debe cooperar”.

“Vivimos en un país con leyes, leyes que debo acatar, aunque me rompa el corazón”, añadió.

El detective de policía Fernando Morales manifestó que si alguien conocía el paradero de la menor y mentía a los agentes, cometería un delito.

“Si tu hija se escapa y se oculta en la casa de su amiga, y si los padres de la amiga saben que la policía la busca y no dicen nada o mienten sobre el paradero de la prófuga, se puede arrestar a esos padres por obstrucción. Es la misma situación”, declaró Morales al Herald