Los Angeles CA  
  
 
contacto: +52 55 5211 5814
REDES
La felicidad de reencontrarse con sus hijos
Conexión Migrante | 6 de noviembre
TEPALCINGO
La felicidad de reencontrarse con sus hijos

Sus ojos se llenan de lágrimas al enterarse que todo esta listo para viajar y que falta menos de una semana para subir a un avión rumbo a Estados Unidos. Luego de más de 15 años se reencontrarán con sus hijos e hijas, conocerán a sus nietos y se pasearán en familia, como hacía mucho […]

Sus ojos se llenan de lágrimas al enterarse que todo esta listo para viajar y que falta menos de una semana para subir a un avión rumbo a Estados Unidos.

Luego de más de 15 años se reencontrarán con sus hijos e hijas, conocerán a sus nietos y se pasearán en familia, como hacía mucho tiempo no ocurría.

Este miércoles 8 de noviembre, 68 madres y padres de migrantes originarios de Tepalcingo,   Ixtlilco El Chico, Ixtlilco El Grande, Tepalcingo, Atotonilco, Cuautla y Coatlán del Rio, Morelos, tendrán la oportunidad de reunirse con sus hijos.

Esta reunificación familiar, a través del programa Corazón de Plata uniendo a familias morelenses, es gracias al trabajo de los clubes migrantes de Morelenses en Texas “Tepalcingo Unido”, Enlace Paisano Coatlán y Orgullo Morelense de Oregón.

De hecho, en Tepalcingo nació el programa Corazón de Plata uniendo a familias morelenses, por iniciativa del club Tepalcingo Unido y su presidenta Lorena Cortés.

Este es el tercer viaje organizado en el municipio y los adultos mayores visitarán a sus hijos en Texas, Georgia e Indiana.

En esa zona de Morelos, explica Cortés, la mayoría de las familias tienen migrantes en Estados Unidos.

De acuerdo con datos del Consejo Nacional de Población (Conapo), Tepalcingo es el municipio con mayor intensidad migratoria de Morelos.

Nos reunimos en las oficinas del club Tepalcingo Unido, en Ixtlilco el Grande, unos días antes de la entrega formal de visas.

Llegan una veintena de adultos mayores, todos ellos con los ojos rebosantes de alegría, de lágrimas, de esperanza.

Tal vez te interese:  Requisitos para participar en el programa 'Corazón de Plata Morelos'

Uno a uno nos cuentas cómo fue el proceso de ir a la embajada, y la alegría tan grande que tienen en su corazón por visitar a sus hijos luego de tantos años sin verse.

Están listos, no llevarán maletas. Allá que sus hijos “se pongan guapos”.

Un club muy activo

El club que dirige Cortés hace dos viajes de reunificación por año, y esta vez lograron un récord de 68 visas aprobadas.

“Estamos muy orgullosos y compartimos su alegría. Es un trofeo para nosotros”, comenta Lorena con una gran sonrisa.

Para poder realizar la reunificación se requiere de mucho trabajo logístico, de preparación, de apoyo legal.

Por ejemplo, en este viaje se logró que se aprobaran dos visas a personas que fueron deportadas desde Estados Unidos.

Un problema grave que se enfrenta en la región es la falta de documentos de identidad.

“Eso complica  sacar los pasaportes”, comenta Lorena Cortés.

Para el viaje del siguiente año, se pedirá que las personas ya tengan su pasaporte listo, con una vigencia mínima de seis meses, explica.

“Corazón de Plata es un programa de trabajo humanitario y participación activa de los clubes de migrantes en Estados Unidos”, escribe Lorena en la página de Facebook del club.

¡Les tocó el temblor!

Este grupo de 68 padres y madres de familia nunca imaginaron que el día que viajaron desde muy temprano a la ciudad de México para tramitar sus visas sería el terrorífico 19 de septiembre pasado.

Ahí mismo, en la Embajada de Estados Unidos, fueron parte del megasimulacro. Dos horas más tardes, corrían despavoridos hasta la fuente de la Diana Cazadora.

“Se nos olvidaron las reumas y los dolores de piernas”, comentan entre risas.

Pero lo que es cierto es que en Ixtlicalco les hubiera ido peor, pues estaban a pocos kilómetros de Jojutla, donde fue el epicentro.

Ese día llegaron a sus casas después de las 11 de la noche, y con la mala noticia de que una de los pasaportes se había extraviado.

Alcanzaron a resolver el problema, y luego del susto y de llegar a ver mucha de su región destruida, recibieron sus visas. Sus corazones ya estaban del otro lado de la frontera.

 

Comentarios

comentarios