02 de marzo de 2024
Search
Close this search box.
02 de marzo de 2024 | Dolar:$17.05

Lo desplazó el narco y ahora da clases a niños migrantes

Los desplazó el narco y ahora da clases a niños migrantes
El narco lo obligó a irse de su pueblo, donde era maestro, ahora enseña a niños en Tijuana

Tijuana.- Toño, un maestro desplazado de Michoacán por el narco, regresó a las aulas para enseñar a niños migrantes en Tijuana, donde espera cruzar a Estados Unidos.

Antonio llegó hace tres años a la frontera norte, pero hace unos meses se instaló en el albergue Embajadores de Jesús, en Tijuana.

Allí, junto con su esposa, imparte clases en la escuelita que recientemente abrió sus puertas para los niños del refugio.

Se trata de la escuela primera y secundaria “Ciudad de Dios”, donde estudian alrededor de 650 niños de distintos países.

Toño es el encargado de impartir clases a los alumnos de secundaria en Tijuana, hasta  donde su vocación lo alcanzó.

El narco lo expulsa y los niños lo abrazan

El narco lo expulsa y los niños lo abrazan

El narco lo expulsa y los niños lo abrazan

Según el Departamento de Estado de Estados Unidos, en 2022, alrededor de 3 mil michoacanos fueron desplazados por el narco.  Entre ellos Antonio.

Aunque él y su esposa eran maestros y- junto a sus hijos- vivían cómodamente, tuvieron que huir de su hogar para escapar de la violencia.

Escaparon a Tijuana, donde esperan que inicie su proceso para pedir asilo,

Toño pensó que jamás regresaría a un salón de clases, pero a cientos de kilómetros de distancia su vocación lo alcanzó.

“Regresar al salón hace que el corazón me lata fuerte, el ánimo me cambia y estos niños también me enseñan a mí, doy clases como voluntario porque es una forma de agradecer todo el apoyo que he recibido”, contó a Conexión Migrante.

Conexión Migrante

Nace la escuelita Ciudad de Dios

“Ciudad de Dios” es una primaria y secundaria que inició actividades en marzo y está ubicada dentro del albergue Embajadores de Jesús.

Tal vez te interese:  Banco Mundial: Remesas de migrantes caerán 20% este año

El plantel, donde estudian alrededor de 650 niños, es avalado por la Secretaría de Educación Pública (SEP).

En los salones se escucha gritar a los profesores “Patojos, bichos y birros”, que no es más que otros forma de decir niños en otros idiomas.

Los alumnos son niños migrantes que la mayoría llegaron de El Salvador, Honduras, Guatemala y Haití.

Aunque también estudian niños de Nicaragua, Colombia y otros países.

“Yo ya no me acordaba de cómo eran las escuelas”, dice una de las niñas que juega en el área del recreo mientras espera que suene la campana para regresar a su salón.

Notas relacionadas