Crónicas de Migrante | La inflación en Estados Unidos

En 21 años, nunca había sido testigo del aumento de precios en el supermercado, en las rentas, en el precio de las propiedades, los servicios y sobre todo en el combustible.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Según la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos, desde 1981, es decir, desde hace 41 años no se presentaba una inflación tan alta en este país; en aquel entonces cuando gobernaba el presidente Ronald Reagan, la inflación alcanzo el 7.9%; mientras que el pasado mes de marzo de 2022 la inflación llegó al 8.4%.

Esto es definitivamente una noticia en Estados Unidos, donde el 50.7% de la población es menor de 40 años; es decir, 166 millones de habitantes nunca habían experimentado una inflación en su vida, según datos de The Brookings.

En México siempre escuché que nacemos, crecemos y morimos en crisis, por lo que desarrollamos cierta capacidad de adaptación ante los problemas económicos, inflación y devaluación por las que atraviesa el país; al contrario de Estados Unidos, donde los habitantes de la nación más rica del mundo, parecen entrar en pánico cuando su
estabilidad económica y seguridad financiera se ve amenazada.

En Estados Unidos, las empresas congelan las contrataciones, muchas personas reducen sus gastos y se replantean las erogaciones ante lo desconocido: la incertidumbre financiera.

Crónicas de Migrante | El riesgo de ser periodista en México

Esta es la segunda ocasión que soy testigo de una crisis económica e inflación en Estados Unidos

La primera vez se trató de la gran crisis económica de 2009-2010 cuando la industria inmobiliaria colapso y millones de personas perdieron su casa y empleo; sin embargo, en aquella ocasión los precios de los productos y servicios no sufrieron el aumento que se está experimentando en esta ocasión.

Tal vez te interese:  Urgen grandes acuerdos políticos

En 21 años, nunca había sido testigo del aumento de precios en el supermercado, en las rentas, en el precio de las propiedades, los servicios y sobre todo en el combustible; cuando llegué a Arizona el precio del galón de gasolina era de .99 centavos, ayer cargué por $4.69 dólares por galón.

Definitivamente la pandemia, pero, sobre todo el mal manejo al inicio de esta epidemia por parte de la administración Trump, fueron el caldo de cultivo para lo que se está viviendo en Estados Unidos; y si a esto le agregamos los problemas de suministro que experimentan casi todas las industrias, el escenario es poco alentador.

Veremos si en esta ocasión Estados Unidos se recupera y resurge como en ocasiones anteriores, como la nación más fuerte y poderosa económicamente después de la pandemia.