Personas vacunadas no tendrán que usar cubrebocas en USA

Personas vacunadas no tendrán que usar cubrebocas en USA
Las personas completamente vacunas ya no tendrán que usar el cubrebocas en espacios abiertos y cerrados en Estados Unidos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Las personas que están completamente vacunadas no necesitan usar cubrebocas, según informaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

La agencia del gobierno actualizó sus instrucciones para las personas vacunadas. Aseguró que ya pueden “retomar las actividades que tenían antes de la pandemia”.

Tal vez te interese:  Joe Biden: vacunados de Covid-19 podrán dejar de usar cubrebocas en espacios abiertos

Los CDC también establecieron que estas personas no necesitarán distanciarse físicamente en la mayoría de los lugares. La agencia espera que las nuevas directrices motiven a más personas a que lo hagan.

“Todo el que esté completamente vacunado puede participar en actividades en interior y exterior, pequeñas o grandes, sin llevar mascarilla o respetar distancia física”, declaró la directora de los CDC.

Asimismo, el presidente Joe Biden enfatizó la noticia, al exponer en un tweet:

“La regla ahora es simple: vacúnese o use un cubrebocas hasta que lo haga. La decisión es tuya”.

Por su parte, en el Twitter de la Casa Blanca se publicó:

“Gran noticia de los CDC. Si está completamente vacunado, no necesita usar una tapabocas en interiores o al aire libre, en la mayoría de los entornos”.

Rochelle Walensky, directora de los CDC, defendió la flexibilización del mandato solo dos semanas después de su actualización más reciente. Citó una fuerte reducción en los casos, la expansión de las vacunas a personas más jóvenes y la eficacia de la vacuna contra las variantes del coronavirus.

Cabe destacar que un tercio de la población de Estados Unidos está vacunada. Llevan 154 millones de dosis administradas y 117.6 millones de personas ya completamente vacunadas. Sin embargo, el ritmo de la vacunación se ha desacelerado. Hay una disminución del 36% en la cantidad de personas que reciben una dosis por día, en comparación con mediados de abril.