OPINIÓN | 3 mil voces para Francisco

Foto: Taller de Medios del Molino Informativo / Cortesía
Francisco Villalba fue asesinado de un tiro durante un asalto el pasado 29 de marzo, todo por que alguien quería su bicicleta...
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Francisco era un repartidor de comida en Nueva York y originario de la comunidad indígena de Xalpatláhuac, Guerrero. Como más de otros 6 mil indígenas hablantes de lengua indígena en esta ciudad, Francisco salió de su comunidad huyendo del terrorismo económico y el azote de la violencia en su región. La señal de Salida de Emergencia de futuro apuntaba a Estados Unidos.

Foto: Taller de medios del Molino informativo / Cortesía

El pasado 29 de marzo, aproximadamente a las 10 de la noche, Francisco se detuvo en un parque de la calle 108 en Manhattan para un descanso, seguramente luego de varias horas de trabajo repartiendo comida. Durante la pandemia, que cerró casi todos los restaurantes por un largo periodo, surgieron varias aplicaciones de repartición de comida, bebidas y todo tipo de entregas, que contrataron a miles de migrantes que se expusieron a las peores condiciones laborales y los mayores riesgos de salud.

Tal vez te interese:  OPINIÓN | Remedios caseros para combatir mentiras digitales
Tal vez te interese:  OPINIÓN | De reformas migratorias, gobiernos estatales y migrantes poblanos

Francisco estaba descansando, cuando fue sorprendido por un asaltante que le disparó y terminó con su vida. Tenía tan sólo 29 años.

Ante este horrible hecho, cientos de hombres y mujeres de la montaña de Guerrero y la mixteca se reunieron en el parque donde Francisco murió. Juntos y juntas, montaron una ofrenda, oraron por el descanso y demandaron la justicia para Francisco Villalba y los cientos de Franciscos que desde que inicio la pandemia han sido asaltados, se han enfermado o perdieron la vida por la violencia barrial, laboral y de una Gobierno Local que los invisibiliza.

Foto: Taller de medios del Molino informativo / Cortesía

Francisco Villalba no es la única víctima 

Meses antes de este trágico hecho surgió el Consejo de Pueblos Originarios Viviendo en Nueva York, conformado bajo una tormenta de nieve el pasado de 18 de Diciembre de 2020 en una asamblea pública, con el objetivo de levantar la voz y ser un puente para los más de 6 mil indígenas hablantes de lenguas originarias en la Ciudad de Nueva York, quien por muchos años han dado su trabajo, su salud y su vida a servir a esta capital mundial, a cambio de un desprecio, violencia y racismo sin precedentes.

Los miembros del Consejo de Pueblos Originarios llegaron también a la ofrenda para sumarse a la exigencia de justicia para Francisco Villalba. Exigieron la acción de las autoridades para asegurar la justicia y llamaron a la comunidad indígena migrante a seguir luchando.

Foto: Taller de medios del Molino informativo / Cortesía

Y así, con el impulso de la rabia y la indignación, el pasado Miércoles 21 de Abril, más de 3 mil personas, en su mayoría indígenas migrantes repartidores de comida organizados por medio de páginas de Facebook, tomaron la 7 Avenida de Manhattan y llegaron hasta la Alcaldía de Nueva York para exigir justicia para Francisco Villalba y derechos laborales para los trabajadores del restaurante.

Por un momento, el grito de justicia y el lamento por las muertes y la violencia, hizo parecer que Francisco Villalba estaba entre nosotros. Por un momento pareció que se había convertido en 3 mil voces que decidieron romper el silencio.

Foto: Taller de medios del Molino informativo / Cortesía

Y compartimos algunas imágenes tomadas por migrantes parte del Taller de medios del Molino informativo, muchos de ellos y ellas indígenas detrás del lente del celular.

El crédito de las fotografías:

Jezlyne Eetevez, Yoloxóchitl Cano, Esteban Estévez, Honorio Vázquez.

Foto: Taller de medios del Molino informativo / Cortesía
Foto: Taller de medios del Molino informativo / Cortesía
Foto: Taller de medios del Molino informativo / Cortesía
Foto: Taller de medios del Molino informativo / Cortesía
Foto: Taller de medios del Molino informativo / Cortesía