Migrantes quedan fuera del decreto para dejar de usar las prisiones privadas

Arrestos AP VOA
Los contratos de las prisiones privadas que trabajan con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas seguirán activas | Con información de Axios
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El presidente Joe Biden presentó una orden ejecutiva este martes para que el Departamento de Justicia (DOJ) ponga fin al uso de prisiones privadas y evitar que las corporaciones se beneficien del encarcelamiento que es menos humano y menos seguro, sin embargo, dejó de lado a los migrantes.

A través de un comunicado, la Casa Blanca dijo que ordenó al fiscal general dejar de renovar los contratos con los operadores de prisiones privadas.

Tal vez te interese:  Juez bloquea la pausa a las deportaciones ordenada por Joe Biden
Tal vez te interese:  "No ciudadano": Biden planea cambiar el término para referirse a los inmigrantes

Aunque la medida perjudicaría principalmente a las dos mayores operadores de prisiones privadas del país, GEO Group y CoreCivic, la orden de Biden no beneficia a los migrantes.

Los contratos de las prisiones privadas que trabajan con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) seguirán activos.

Esto es porque las cárceles de ICE dependen del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y la orden ejecutiva sólo aplica para el Departamento de Justicia.

Según la Oficina de Estadísticas de Justicia, a fines de 2019, había alrededor de 116 mil prisioneros recluidos en instalaciones privadas. Esto que representaba aproximadamente el 7% de todos los prisioneros estatales y el 16% de todos los prisioneros federales.

Tras darse a conocer la noticia, GEO Group dijo que ha alojado casi exclusivamente a extranjeros criminales no ciudadanos condenados por delitos federales.

La organización agregó que detener a estas personas ha permitido a las instalaciones administradas por el gobierno atender a ciudadanos y evitar problemas significativos de hacinamiento.