La pandemia nos rebasó; los mexicanos, los más afectados en NY

La Pandemia nos rebasó no estábamos preparados Jorge Islas
Jorge Islas López, cónsul de México en Nueva York, explicó a Conexión Migrante, por qué el Consulado ha fallado en dar atención a los paisanos durante la pandemia
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La pandemia provocada por el coronavirus Covid-19 cambió todo el mundo, incluso hacer un trámite se volvió mucho más complicado, nadie estaba preparado y la ciudad de Nueva York fue especialmente golpeada por el virus, lo cual afectó a las operaciones del Consulado General de México en dicha ciudad, admitió el cónsul general Jorge Islas López en entrevista para Conexión Migrante.

Cuestionado por las recientes protestas a las afueras del consulado, por los malos tratos y la falta de atención, Jorge Islas explicó lo que la pandemia hizo a la ciudad y cómo esto ha repercutido en el servicio que ofrecen a los paisanos.

Pues, una suma de varios factores ha impedido que su nivel de atención sea el mismo que se daba antes de la crisis sanitaria.

Tal vez te interese:  Morenistas exigen la renuncia del cónsul de México en Nueva York

La pandemia los tomó por sorpresa: Jorge Islas

El cónsul recuerda que unos pocos días antes de comenzar la pandemia todos los negocios en la ciudad estaban abarrotados, nadie estaba preparado.

Fue a finales de enero cuando se reportaron los primeros casos de Covid-19, para marzo Nueva York encabezaba los contagios en Estados Unidos.

Un mes después, en abril, ya era el lugar con más contagios de Covid-19 del mundo.

Dentro de toda la comunidad los hispanos eran los más afectados, dentro de este grupo los mexicanos fueron los que terminaron peor parados.

Jorge Islas explicó que esto se debe a varias “malas coincidencias”:

En primer lugar, muchos mexicanos son trabajadores esenciales que se desempeñan como repartidores, trabajadores de restaurantes, de la industria hospitalaria (en el aseo).

“Ellos están al frente”, explica al cónsul y reconoce que esto los hace más vulnerables al virus.

En segundo lugar se encuentra la alta densidad demográfica. “Regresaban a las casas a dormir, casas reducidas donde conviven con muchas personas”, agregó.

Esto hace que el confinamiento no se pueda aplicar. Las características de Nueva York hacen que la convivencia en los hogares sea obligatoria.

En tercer lugar está predisposición genética, “como mexicanos tenemos enfermedades predeterminadas, hipertensión, diabetes y obesidad, estas personas son los más afectadas por la pandemia”, declaró.

Finalmente, en cuarto lugar se encuentra la condición migratoria. “80% de la comunidad del área triestatal es indocumentada y no tiene acceso a servicios de salud, ni seguro médico”, detalló Jorge Islas.

El primer problema, la falta de presupuesto

Desafortunadamente, el consulado no pudo hacer nada para evitar la primera ola de contagios ni aliviar la densidad demográfica.

El cónsul explicó que establecieron una estrategia de información a través de reuniones diarias para mantener a la comunidad bien informada.

Sin embargo, se presentó el primer problema producto de la pandemia, no tenían presupuesto suficiente.

Para el 1 de enero de cada año el gobierno ya tiene listo el presupuesto de cada consulado para todo el año.

Este presupuesto contempla todo, servicios consulares, repatriación de cuerpos, actividades consulares con base en un promedio anual.

Entonces, cuando los contagios de Covid-19 se dispararon en marzo “el presupuesto se acabó de inmediato”, dijo Jorge Islas.

Fue en ese momento cuando pidieron recursos extraordinarios al Gobierno de México. En este sentido, el cónsul dijo que “la respuesta del Canciller Ebrard fue sensible y democrática”, se les mandó apoyo extra para los paisanos.

Mientras estos apoyos llegaban, Islas dijo que habló con los gobernadores de Puebla, Tlaxcala, Guerrero, Oaxaca para pedirles apoyo en la repatriación de restos.

“El consulado ponía un dólar, el gobierno otro y la comunidad otro, porque no se tenían recursos. Similar al programa 3×1”.

Cuando el dinero llegó ya no se necesitó del programa. Los fondos sirvieron como apoyo para repatriación y pago de servicios funerarios, cremación de cuerpos.

Una de las prioridades del Consulado General de México en Nueva York era que ningún cuerpo se perdiera, terminara en una morgue o en una fosa común, afortunadamente esta meta se cumplió y el cónsul se mostró orgulloso de ello.

Adicionalmente, a través de una organización no gubernamental se gestionó la entrega de despensas para los paisanos.

Eran alimentos “de México para los mexicanos”, dijo Jorge Islas y agregó que eran alimentos hechos y enviados por mexicanos.

De junio a la fecha, el consulado ha entregado 9 mil despensas aproximadamente, “una cantidad nada despreciable”.

¿Qué pasó con las protestas?

Jorge Islas explicó que las protestas registradas a las afueras del consulado se debieron al descontento por la altísima demanda de citas para trámites.

Por la pandemia aumentó la demanda de:

  1. Pasaportes,
  2. Matrículas consulares
  3. Credenciales de elector
  4. Actas de nacimiento

Esto se debe a varios motivos, uno es que el pasaporte mexicano y la matrícula consular son documentos válidos para obtener una licencia de manejo.

Además, está el desempleo, pues para trabajar es necesaria una identificación oficial.

Sin embargo, por mandato de ley el consulado no puede llenar en su totalidad su sede, deben estar a la mitad.

Esto hace que, por pura restricción sanitaria, haya menos colaboradores y menos citas, para mantener la sana distancia.

Se debe garantizar una distancia de 6 pies entre personas y la embajada no es grande, reconoce Islas.

A esto se suma que por razones de austeridad, el gobierno suspendió los viáticos, lo cual impacta directamente en los consulados sobre ruedas.

“No puede salir el consulado sobre ruedas porque no hay como hospedar a las personas”, explica el cónsul.

Anteriormente, el personal compartía habitación, dos personas por cuarto, pero por la pandemia esto ya no puede ser y sólo se permite una persona por habitación.

A pesar de estas limitantes, el Consulado General de México en Nueva York es el que genera más recaudación por trámites.

Finalmente, el cónsul dijo que mientras no haya una vacuna esta situación continuará, sin embargo, continuarán trabajando para atender a la mayor cantidad de mexicanos.