Huracán Delta deja inundaciones y apagones tras su paso por Luisiana

Caleb Cormier remueve escombros dejados por el huracán Delta en Lake Charles, Luisiana. El huracán azotó el estado con categoría 2. Sábado 10 de octubre de 2020. | Foto: AP, VOA.
El gobernador de Luisiana ha pedido a la población que no baje la guardia, pues los destrozos del huracán Delta todavía son fuentes de peligro.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El día después de que el huracán Delta azotara el sur de Luisiana, los habitantes comenzaron de nuevo la rutina: esquivar coches volcados, cruzar zonas con agua hasta las rodillas para llegar a casas inundadas con techos estropeados y sin electricidad, y prometiendo reconstruir todo tras la tormenta.

Delta tocó tierra el viernes en la noche cerca de la localidad costera de Creole. En ese momento, sus vientos máximos fueron de 155 km/h (100 mph). Después pasó por Lake Charles. Ahí, el huracán Laura dañó casi cada casa y edificio a finales de agosto.

Hasta este momento no se ha reportado alguna muerte a causa del huracán Delta. Sin embargo, las autoridades afirmaron que todavía no ha pasado el peligro.

Dos huracanes destrozan Luisiana

Aunque Delta tuvo menos fuerza que Laura, de categoría 4, causó inundaciones mucho más graves de acuerdo con el alcalde de Lake Charles, Nic Hunter.

Tal vez te interese:  Da positivo a coronavirus Covid-19 senador republicano que dijo no a dar ayuda a indocumentados

Hunter afirmó que centenares de las casas ya afectadas por Laura volvieron a inundarse. La recuperación de las secuelas dobles será larga, sostuvo el alcalde.

“Sumen Laura y Delta y resulta simple y absolutamente sin precedentes y catastrófico”, dijo. También lamentó que Luisiana no esté recibiendo toda la ayuda necesaria:

Estamos muy preocupados de que, con todo lo que está pasando en el país en este preciso momento, este incidente no tenga la atención nacional que debiera”.

Por su parte, el gobernador del estado, John Bel Edwards, dijo la población debe permanecer alerta, pues el despertar de un huracán puede ser traicionero.

Como ejemplo, recordó que sólo 7 de 32 muertes en Luisiana y Texas atribuidas a Laura ocurrieron el día que pegó el huracán. Una causa principal de las otras muertes fue intoxicación por monóxido de carbono. Este gas es emitido por los generadores utilizados en inmuebles sin electricidad.

Tal vez te interese:  Tormenta 'Gordon' azota Florida... podría convertirse en huracán

Ahora que más de 400 mil hogares y negocios en Texas, Luisiana y Mississippi siguen sin luz, estas intoxicaciones pueden repetirse.

Además, los accidentes de tráfico en las carreteras dañadas y los percances durante las labores de limpieza también representan un riesgo para la población.

Delta, la tormenta número 25 en una temporada de huracanes sin precedentes en el Atlántico, fue la décima que azota este año territorio de Estados Unidos.