California se enfrenta a la peor temporada de incendios en su historia

Los incendios en California ya han terminado con millones de hectáreas a lo largo del estado. Foto: AP.
La región vinícola de California ha quedado completamente destruida a causa del incendio Glass. Los expertos temen que la situación pueda empeorar entre octubre y noviembre.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Desde la madrugada del domingo, los bomberos luchan por contener el incendio Glass al norte de California. Este incendio se suma a los 8 mil 135 fuegos que azotan al estado desde el mes de agosto. Con más de 1 millón 500 mil hectáreas consumidas por las llamas, esta temporada de incendios se ha convertido en la más destructiva en la historia de California.

El incendio Glass se localiza entre los condados de Napa y de Sonoma, a 120 kilómetros de San Francisco. Este fuego es resultado de la fusión de dos incendios separados: el incendio Shady y el incendio Boysen.

Hasta ahora, las llamas de Glass han devorado 36 mil acres de terreno. Debido a su magnitud, los bomberos no han podido contenerlo.

Mientras tanto, el gobierno ya evacuó a cerca de 70 mil personas de ambos condados. Se espera que al menos 8 mil 500 viviendas sean devoradas por las llamas.

Incendio Glass arrasa con viñedos y hogares

Los condados de Napa y Sonoma son conocidos a nivel mundial por sus viñedos. Sin embargo, el incendio Glass ha terminado con grandes extensiones de estas tierras de cultivo. Incluso, el famoso viñedo Castello Di Amorosa quedó severamente afectado por las llamas.

Esta zona vinícola ya había sido afectada por otro incendio en 2017. En ese año, cerca de 20 personas perdieron la vida.

Aunque ahora las evacuaciones han salvado a miles de personas, cientos de terrenos han quedado en ruinas. Donde antes había hogares, ahora sólo quedan escombros irreconocibles.

Tal vez te interese:  Terremoto de magnitud 7.1 sacude el sur de California

Una de las zonas más afectadas es la comunidad de Santa Rosa, en Sonoma. En esta ciudad, varias residencias quedaron reducidas a cenizas tras el paso del incendio Glass.

También en Santa Helena, en Napa, miles de personas tuvieron que desalojar sus hogares. En dicho condado, el hospital Adventist Health Santa Helena tuvo que ser evacuado. Es la segunda vez en el año que este edificio tiene que vaciarse debido a la amenaza del fuego.

Entre las estructuras dañadas en esta zona se encuentra una escuela que inició clases hace apenas dos semanas.

Entre las llamas y la pandemia

Aunque más de 18 mil bomberos siguen luchando por apagar las llamas en California, los fuertes vientos y las olas de calor complican su trabajo.

Tal vez te interese:  Al menos 10 muertos por incendio forestal en California

A esto se suma la emergencia sanitaria desatada por el Covid-19, la cual ha hecho que los centros de evacuaciones no puedan recibir a todas las personas que necesitan un refugio. Como consecuencia, decenas de familias han tenido que quedarse en sus vehículos mientras la situación se controla.

Por otra parte, los expertos temen que la situación empeore. Esto se debe a que, normalmente, la temporada fuerte de incendios en California es entre los meses de octubre y noviembre. Por lo tanto, se espera que estas fechas traigan incendios aún peores de los que ya arrasan al estado.

Hasta el momento, 5 de los incendios reportados hasta ahora ya forman parte de los 10 fuegos más catastróficos en la historia de California.

 

 

 

 

Con información de CNN, La Vanguardia y Telemundo.