¿Quién fue Ruth Bader Ginsburg, la jueza a la que todo EEUU está rindiendo homenaje?

La magistrada Ruth Bader Ginsburg en sus oficinas de la Suprema Corte, en una imagen de julio del 2013. Foto: AP, VOA.
Ruth Bader Ginsburg experimentó en carne propia la discriminación hacia la mujer en EEUU. Por ello, dedicó su vida a luchar contra la injusticia social. Con información de BBC en español.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Este 18 de septiembre de 2020, Estados Unidos se estremeció por la noticia de la muerte de Ruth Bader Ginsburg. Ginsburg fue una jueza muy importante que luchó por la igualdad de género. Además, fue la segunda mujer en ocupar el cargo de jueza en la Suprema Corte.

Esta jueza pertenecía al ala más liberal del país. Incluso, es un ícono progresista para todo Estados Unidos. Aquí te contamos un poco de su vida y de por qué, tras su fallecimiento, la Suprema Corte no volverá a ser igual.

Ginsburg y la discriminación de su época

Ruth Bader Ginsburg nació en el barrio de Flatbush en Brooklyn, Nueva York, en 1933. Sus padres eran inmigrantes judíos.

Al inicio de su carrera profesional tuvo que enfrentarse a la discriminación por el simple hecho de ser mujer. Tras casarse en 1954, fue rebajada de puesto en la oficina de seguridad social donde trabajaba. El motivo: estaba embarazada. En EEUU, la discriminación hacia las mujeres embarazadas era legal en esa época.

Esto provocó que Ginsburg ocultara su segundo embarazo años más tarde.

Dos años después, en 1956, logró entrar a la Escuela de Derecho de Harvard. Ella y 8 mujeres más tuvieron que justificar por qué estaban ocupando el lugar de los hombres en la prestigiosa universidad.

Poco después, Ginsburg se trasladó a la Escuela de Derecho de Columbia, en Nueva York. A pesar de ser la primera mujer en trabajar en las revisiones de leyes de ambas escuelas, para ella fue muy difícil encontrar trabajo.

Tal vez te interese:  Suprema Corte dictamina que los migrantes pueden ser detenidos indefinidamente

Sin embargo, en 1963 logró convertirse en profesora de la Universidad Rutgers. Ahí fue cofundadora del Proyecto de Derechos de la Mujer en la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos. De esta forma, comenzó a luchar contra aquello que ella había experimentado en carne propia.

Una vida de lucha por la justicia

Fue en 1973 cuando Ruth Bader Ginsburg comenzó a brillar en el sistema legal de EEUU. Como abogada, llevó varios casos de discriminación de género al Tribunal Supremo.

Uno de los casos más recordados fue el de una capitana de la Fuerza Aérea que estaba embarazada. Sus superiores le pedían que abortara a su bebé para no perder su trabajo.

En 1993, Bill Clinton la nominó para la Suprema Corte, y así fue como se convirtió en la segunda mujer juez del tribunal más alto de EEUU.

Desde ahí siguió luchando por la igualdad de derechos. Uno de los casos más famosos en los que participó fue el caso Estados Unidos vs Virginia, en el cual se anuló la política de admisión de sólo hombres en el Instituto Militar de Virginia.

Una mujer peligrosa para los conservadores

Mientras estuvo en la Suprema Corte, Ginsburg siempre se esforzó por combatir a los conservadores. Votó a favor de temas polémicos como la inmigración, el aborto, el matrimonio igualitario y el derecho de las mujeres.

Durante el 2016, la jueza se atrevió a llamar “farsante” a Donald Trump cuando éste aún era candidato. Dijo que no se podía imaginar un mundo donde él fuera presidente de EEUU, y agregó:

Dice todo lo que se le ocurra en el momento. Realmente es un egocéntrico.

Declaraciones de este tipo le valían muchas críticas entre sus compañeros. Sin embargo, ella siempre continuó fiel a sus principios y luchó por hacer de EEUU una nación mas equitativa para todos.

Tal vez te interese:  Migrante que golpeó a un agente de ICE pasará 18 meses en prisión

Finalmente, Ginsburg perdió la batalla contra el cáncer de páncreas a los 87 años. Con su muerte, deja un vacío difícil de llenar en la política de EEUU.

Aunque Trump ha dicho que es “urgente” llenar el banquillo de Ginsburg, está en duda que esto pueda hacerse antes de las elecciones. Además, muchos temen que el actual presidente quiera nombrar a un juez conservador. Esto rompería la balanza que Ginsburg, con sus años de esfuerzo, había cimentado en la Suprema Corte.

Con información de BBC en español.