Los migrantes no están solos, somos muchos para apoyarnos: Ana Flores |
  Los Angeles CA  
  
 
contacto: +52 55 5211 5814
REDES
Los migrantes no están solos, somos muchos para apoyarnos: Ana Flores
Paulina Galicia | 29 mayo, 2020

"Los migrantes no están solos, somos muchos para apoyarnos"

La activista mexicana radicada en NY afirma que la unión hace la fuerza entre los migrantes, comunidad a la que asesora y apoya, especialmente en tiempos de coronavirus. Conexión Migrante te comparte su historia.

Ana Flores fue considerada en 2014 una de las “Cinco personas que hacen la diferencia” en Filadelfia y recibió en 2018 el premio “Community Leadership” en Nueva York.

La realidad es que esta hidalguense, radicada en La Gran Manzana, ha hecho la diferencia cada uno de sus días.

Oriunda de Pachuca, Hidalgo, pero poblana de corazón, Ana es una migrante por elección. Se mudó a Estados Unidos cuando ya era una joven de poco más de 20 años.

Su objetivo era claro: estudiar una maestría en Administración Pública en la Universidad de Pensilvania.

Esos primeros años de vida cotidiana en Estados Unidos despertaron en ella la necesidad de ayudar.

Se dio cuenta de los muchos abusos que se cometían contra sus paisanos mexicanos y decidió que, en vez de volver a su país, se quedaría en EEUU para ayudarlos.

El coronavirus no la ha amedrentado. En vez de limitarse al confinamiento se ha dado a la tarea de lanzar diversos proyectos de ayuda a migrantes en Nueva York.

Publicidad
Publicidad

La filosofía de Ana Flores es “si le hacen daño a un migrante, me lo hacen a mí” y comparte su historia Conexión Migrante.

Filadelfia, los primeros pasos

“Llegué a Estados Unidos hace alrededor de 10 años para estudiar en la Universidad de Filadelfia”, narra Ana Flores y recuerda que en su grupo de escuela solo había tres mujeres.

Filadelfia le abrió la posibilidad de especializarse en Ciencias Políticas y Administración Pública. Pero ella quería ir más lejos, así que hizo una especialidad en Administración de Organizaciones sin Fines de Lucro, una experiencia que dio ruta a su futuro.

Tal vez te interese:  Un mariachi muy tapatío

Durante siete años trabajó en distintas áreas del Consulado de México en Filadelfia, en áreas como las relaciones públicas o la promoción turística, económica y cultural.

Pero la vida dio algunos giros y se le presentó la oportunidad de mudarse a Nueva York.

Ana llegó a Nueva York con “Mi Casa es Puebla”

“En Nueva York trabajé para ‘Mi casa es Puebla’ (hasta principios del 2020)”, dice.

La misión de esta organización es dar asesoría gratuita a los migrantes en temas que van desde la realización de trámites hasta la obtención de documentos de identificación o guiarlos en los procesos de reunificación para que lleven a sus papás a visitarlos a Estados Unidos”.

Además de su trabajo formal, Ana Flores se ha mantenido siempre involucrada en la denuncia de los actos de discriminación contra los mexicanos en Nueva York y Nueva Jersey.

Recuerda, por ejemplo, el caso del famoso del abogado Aaron Schlossberg, quien se enojó porque dos personas hablaban en español en un local de comida.

“Nos organizamos para llevarle una serenata a su oficina. Los que discriminan tienen que darse cuenta que somos muchos y que lo que hacen a uno, nos lo hacen a todos. Los migrantes, por su parte, deben saber que no están solos, somos muchos para apoyarnos y darnos la mano”.

Tal vez te interese:  Inicia gira de Marco Antonio Solis por EU; compra tus boletos para verlo en el Madison Square Garden

La llegada del coronavirus

Ana fue invitada en 2020 a sumarse a las filas de la Fundación Qualitas of Life y poco después llegó la pandemia, que ha vivido en la ciudad estadounidense golpeada por el coronavirus.

En su nuevo trabajo Ana participó en la entrega de tarjetas de apoyo económico que organizó Qualitas, así como en la orientación financiera para migrantes, con ideas de cómo generar ingresos durante el confinamiento.

Pero, sobre todo, ha alentado a los migrantes indocumentados a no tener miedo para solicitar ayuda médica.

Discriminación a latinos

“Cuando supe del primer caso de discriminación a un joven (latino) enfermo de coronavirus que no fue recibido en un hospital, enfurecí”, afirma.

Ana acudió a una oficina de Derechos Humanos a levantar una queja. Poco después el joven terminó siendo atendido en un hospital naval de Nueva York.

“Ahora el muchacho está sano, pero desde este incidente he alentado a todos los migrantes a no quedarse en su casa si necesitan ayuda médica”, refiere.

Ha realizado gestiones ante las autoridades locales para ayudar a que todo migrante enfermo de COVID-19 sea atendido sin exigirle número de seguridad social.

Como cualquier persona responsable, Ana se preocupa por su salud. Pero se dio cuenta que había muchos migrantes en NY que necesitaban apoyo. “La unión hace la fuerza así que, seguiré convocando a los mexicanos, e hispanos en general, a permanecer unidos durante estos tiempos difíciles y así afrontar la tormenta juntos”.

Facebook Comments
Cambiar configuración de privacidad