Hoy celebramos el Primer Domingo de Cuaresma

El Evangelio del día corresponde a la lectura de Mateo 4: 1-11, pasaje que narra el momento en que Jesús es tentado en el desierto
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Este 1 de marzo la Iglesia celebra el primer domingo de Cuaresma. El Evangelio del día corresponde a la lectura de Mateo 4: 1-11, pasaje que narra el momento en que Jesús es tentado en el desierto.

A continuación puede leer el Evangelio y la Homilía del Obispo de Santa María de los Ángeles (Chile), Felipe Bacarreza Rodríguez:

Evangelio del día (Mateo 4:1-11)

  1. Jesús, lleno de Espíritu Santo, se volvió del Jordán, y era conducido por el Espíritu en el desierto,
  2. Durante cuarenta días, tentado por el diablo. No comió nada en aquellos días y, al cabo de ellos, sintió hambre.
  3. Entonces el diablo le dijo: «Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan.»
  4. Jesús le respondió: «Esta escrito: No sólo de pan vive el hombre
  5. Llevándole a una altura le mostró en un instante todos los reinos de la tierra;
  6. y le dijo el diablo: «Te daré todo el poder y la gloria de estos reinos, porque a mí me ha sido entregada, y se la doy a quien quiero.
  7. Si, pues, me adoras, toda será tuya.»
  8. Jesús le respondió: «Esta escrito: Adorarás al Señor tu Dios y sólo a él darás culto.»
  9. Le llevó a Jerusalén, y le puso sobre el alero del Templo, y le dijo: «Si eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo;
  10. porque está escrito: A sus ángeles te encomendará para que te guarden.
  11. Y: En sus manos te llevarán para que no tropiece tu pie en piedra alguna.»
  12. Jesús le respondió: «Está dicho: No tentarás al Señor tu Dios.»
  13. Acabada toda tentación, el diablo se alejó de él hasta un tiempo oportuno.
Tal vez te interese:  20 tips para terminar la Cuaresma y estar listo para Semana Santa

Homilía de Mons. Bacarreza:

Hace cuatro días celebró la Iglesia el miércoles de ceniza, con el cual dio comienzo al período litúrgico de la Cuaresma que se prolonga durante cuarenta días hasta el Domingo de Resurrección.

Al realizar el gesto de imponer las cenizas sobre nuestra cabeza el celebrante nos decía una de estas dos frases significativas:

  • “Acuérdate que eres polvo y en polvo te convertirás”
  • “Conviértete y cree en el Evangelio”

Ambas son expresivas del sentido de la Cuaresma, que es un tiempo que debe dedicarse a la oración, al ayuno y privación de los placeres de esta tierra para mantener el espíritu atento a la voluntad de Dios sobre nosotros, y a la práctica de la caridad con los más necesitados y los que sufren.

Texto ACI Prensa