Gobernador de Misuri dice el estado aceptará refugiados

Foto: Reuters / Voz de América
Además del gobernador de Misuri, otros gobernadores republicanos explicaron que seguirán recibiendo a los refugiados
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Michael Parson, gobernador de Misuri, dijo este lunes que el estado continuará aceptando a refugiados, esto como respuesta a la orden ejecutiva firmada por el presidente Donald Trump que les permite no hacerlo, informó el St. Louis Post-Dispatch.

La orden ejecutiva de Trump estipula que cualquier gobernador que rechace refugiados debe decirlo públicamente.

Hasta el momento más de 30 gobernadores han expresado su intención por aceptar refugiados, la fecha límite es el 21 de enero.

Además el gobernador de Misuri, otros gobernadores republicanos expresaron que continuarán aceptando refugiados; entre ellos se encuentra el gobernador de Ohio, Mike DeWine.

“Misuri tiene una larga y rica historia de inmigración, que se remonta a los primeros exploradores, comerciantes de pieles y misioneros”, dijo Parson.

Tal vez te interese:  Asilo: sigue este proceso para entrar o quedarte en USA

El gobernador agregó que “la población de Misuri incluye miles de refugiados que se han convertido en miembros vitales de la comunidad”.

Detalló que de 2002 a la fecha, el estado ha reasentado a 18 mil refugiados de 45 países.

Parson agregó que Misuri continuará trabajando duro para garantizar que los refugiados se conviertan en una parte próspera de la comunidad”.

Dijo que esta demostración de compasión marcará el primer paso para que los migrantes se conviertan en patriotas y productivos conciudadanos.

No todo será tan sencillo para los refugiados

Poco antes de terminar 2019, la administración del presidente Donald Trump propuso una serie de medidas que afectarían gravemente a los solicitantes de asilo.

Una de estas medidas es incrementar de 150 a 365 días el tiempo de espera para solicitar permisos de empleo.

Otra de estas modificaciones sería cobrar tarifas de 490 dólares para tramitar un permiso de trabajo, lo cual dificultaría de sobremanera que un refugiado y su familia puedan asentarse en Estados Unidos.

Con información de The Hill