Maestra racista que pidió deportar a sus estudiantes migrantes regresará a dar clases

Georgia Clark había trabajado en ese distrito escolar desde 1998, sin embargo, tras sus polémicos tuits fue cesada de su cargo
Este lunes se dictaminó que Georgia Clark, la maestra racista, tenía que ser reincorporada a su trabajo y además tendrían que darle pagos atrasados y beneficios laborales
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Fue en mayo cuando la maestra Georgia Clark pidió al presidente Donald Trump que deportara a sus estudiantes migrantes; seis meses después ganó una apelación para mantener su trabajo y regresar a las aulas.

Este lunes se dictaminó que Georgia Clark, la maestra racista, tenía que ser reincorporada a su trabajo y además tendrían que darle pagos atrasados y beneficios laborales.

De acuerdo con NBC Dallas Fort Worth, el examinador Robert Prather dijo que la decisión del despido de la maestra racista no estaba justificado con evidencia suficiente.

Uno de los argumentos principales fue que los tuits estaban protegidos por la libre expresión y no violaban las políticas del distrito.

La escuela secundaria Amon Carter-Riverside, donde ella enseñaba inglés, tuvo que revocar su decisión.

Por su parte, la directora de la escuela cree que despedir a la maestra racista fue lo mejor “creemos firmemente que esto es lo mejor para todos los estudiantes”.

Tal vez te interese:  Despiden a maestra racista de Texas; pidió a Trump deshacerse de los alumnos indocumentados

El caso de la maestra racista

En mayo, la maestra publicó una serie de tuits públicos que creyó privados, todos dirigidos a Donald Trump, donde pedía que deportara a los estudiantes indocumentados.

Aseguró que la escuela en la que trabajaba había sido “tomada” por “estudiantes ilegales de México” y que el presidente fue elegido “con la promesa de que se construiría un muro para proteger nuestras fronteras “.

Después de esos comentarios, su cuenta de Twitter se eliminó y la administración de la escuela decidió retirarle la licencia.

Por su parte, Clark dijo a los investigadores que no sabía que los tweets eran públicos y pensó que estaba enviando mensajes directos al presidente.

Cabe destacar que el 35% de la población Fort Worth es hispana o latina. De acuerdo con datos, alrededor del 87% de los estudiantes que Clark había estado enseñando son hispanos.

Esta no es la única vez que la maestra racista fue investigada. En el 2013 la suspendieron por haberse referido a un grupo de estudiantes como “Little Mexico” y a un estudiante como “pan blanco”.

Con información de NBC News