Nuevo golpe para Trump, el muro sí se puede derribar y contrabandistas lo comprueban

Los contrabandistas en México han podido atravesar las rejas sólo con herramientas eléctricas disponibles comercialmente.
Los contrabandistas en México han podido atravesar las rejas sólo con herramientas eléctricas disponibles comercialmente.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

A pesar de que el presidente Donald Trump ha implementado nueva tecnología de acero en el muro fronterizo para que sea una barrera indestructible, las pandillas de contrabando en México han podido atravesar las rejas sólo con herramientas eléctricas disponibles comercialmente.

De acuerdo con The Washington Post, sólo con una sierra que se vende a menos de 100 dólares, contrabandistas han podido abrir brechas lo suficientemente grandes para para que pasen personas y cargas de drogas.

En cambio, agentes que hablaron bajo condición de anonimato, aseguran que, si utilizan cuchillas especializadas, los bolardos de acero de rompen en cuestión de minutos.

Los contrabandistas descubrieron la forma de cortar las barreras que conforman el muro y devolverlos a sus posiciones originales, así pasan desapercibidos y pueden volver a utilizarlos en otro viaje sin necesidad de cortar de nuevo.

Aunque se detecten los daños de la soldadura y rápidamente se lleve a hacer los arreglos correspondientes, los contrabandistas regresan al mismo sitio ya que el metal es más blando y más fácil de cortar.

El muro fronterizo hasta ahora ha costado alrededor de diez millones de dólares, tema central de su campaña electoral en el 2016 e incluso en su reelección, ha promocionado tanto la barrera que diversas mentiras se le han caído, como que era imposible escalarlo y lo supuestos escaladores expertos nadie los conoce ni sabe su identidad.

Las personas se las han ingeniado con escaleras improvisadas para que el muro pueda ser cruzado, especialmente en las áreas de contrabando populares en y alrededor de San Diego, esto de acuerdo con casi una docena de agentes estadounidenses y funcionarios de la administración actual y anterior.

Hasta el momento el gobierno de Estados Unidos no ha dado a conocer los incidentes, ni siquiera el tema ha sido tocado por el presidente.

Por su parte la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) se negó a proporcionar información sobre el número de infracciones, la ubicación de los incidentes y el proceso para repararlos.

Matt Leas, un portavoz de la agencia, se rehusó a hacer comentarios, y CBP aún no ha cumplido una solicitud de la Ley de Libertad de Información en busca de datos sobre las infracciones y reparaciones.

“Los carteles continuarán innovando, y no solo se irán de San Diego porque el muro mejora…Así es la vida en la frontera”, dijo Ronald Vitiello, ex jefe de la (CBP) y quien fue director interino del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas hasta su destitución en abril.

De igual manera, Vitiello quien ayudó a supervisar el desarrollo del prototipo en el 2017, dijo que se hubieran agregado mejores características al muro si los demócratas en el Congreso hubieran proporcionado más fondos.

El pasado 24 de octubre, Trump habló sobre la construcción del muro fronterizo y aseguró que éste se construiría en Colorado, a pesar de que este estado no tiene frontera con México.

Tal vez te interese:  Trump promete construir un muro fronterizo... en Colorado

En un discurso en Pittsburgh, el presidente aseguró que se está construyendo “un muro en la frontera de Nuevo México, y un muro en Colorado” y agregó que será “un muro magnífico, un gran muro que funcione realmente, por el que no se puede pasar por encima ni por debajo”.

Con información de The Washington Post