México no permitirá a la CIDH revisar la situación de los migrantes indocumentados

México no permitirá que CIDH revise situación de migrantes indocumentados
“La visita no se negó. Simplemente no permitiremos que México sea tratado como una zona aledaña, ni mucho menos admitimos que se realice la visita extendida cuando la resolución de la OEA la mandató para la frontera sur”
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La subsecretaria de Asuntos Multilaterales, Martha Delgado, confirmó que México no permitirá que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) realice una visita extendida al país para revisar la situación en que se encuentran los migrantes.

A través de un comunicado, la subsecretaria dijo que la visita no fue negada, pero aclaró que no permitirá que el país sea tratado como una zona aledaña en medio de esta crisis migratoria por el aumento en las detenciones y deportaciones irregulares. 

“La visita no se negó. Simplemente no permitiremos que México sea tratado como una zona aledaña, ni mucho menos admitimos que se realice la visita extendida cuando la resolución de la OEA la mandató para la frontera sur”, posteó Martha Delgado.

Además, mencionó que la resolución de la Organización de Estados Americanos establece un mandato para revisar las condiciones en la frontera sur de EU y no incluía la situación que prevalece en México.

La respuesta se da luego de que México impidiera que la visita que hizo la CIDH a la zona fronteriza de EU entre el 19 y 23 de agosto pudiera cruzar a territorio nacional para revisar las condiciones de los centros de detención.

Por otro lado, el 9 de agosto el propio canciller Marcelo Ebrard consideró la necesidad de que existan los mismos estándares de derechos humanos en los centros de detención de ambos lados de la frontera, luego de que se produjera una mega redada en Misisipi en donde detuvieron a 122 connacionales.

Tal vez te interese:  Albergues de Mexicali al tope con 4 mil migrantes; faltan recursos federales

Ante esa situación, la CIDH urgió al gobierno de México a autorizar una inspección similar a la que realizó en la unión americana, entre el 16 y 20 de septiembre en las fronteras norte y sur de México.