PERSPECTIVAS | Banxico, con los dedos entre la puerta PERSPECTIVAS | Banxico, con los dedos entre la puerta
  Los Angeles CA  
  
 
contacto: +52 55 5211 5814
REDES
PERSPECTIVAS | Banxico, con los dedos entre la puerta
Luis Enrique Mercado | 29 julio, 2019
Banxico-1
PERSPECTIVAS | Banxico, con los dedos entre la puerta

La fortaleza del peso en mucho obedece a la elevada tasa de interés que se paga en México y no a lo acertado de la política económica de López Obrador

Con una economía que se marchita y que necesita menores tasas de interés, con un tipo de cambio que enorgullece al Presidente de la República y que se sostiene con tasas de interés elevadas, la Junta de Gobierno del Banco de México se encuentra con los dedos entre la puerta.

El sexenio pasado México abandonó su tradicional paralelismo que siempre seguía con la Reserva Federal de Estados Unidos y empezó a subir la tasa de interés para hacer frente a las presiones inflacionarias que surgieron a raíz del aumento en el precio de los combustibles y la depreciación del peso.

Así, inició un proceso de elevación de la tasa de interés que nos llevó de 3 a 8.25% en la tasa de referencia.

En un mundo con problemas de crecimiento económico, no superados desde la crisis del 2009, los bancos centrales del mundo mantienen tasas de interés bajísimas buscando que sus economías cobren aliento.

Tal vez te interese:  PERSPECTIVAS | Nada más le están quitando los alfileres

En este contexto México es rara avis. Todos los países de la zona Euro tienen tasas de interés de 0%, Inglaterra tiene 0.75%, Estados Unidos, 2.25%; Canadá, 2.25%; Japón, con una tasa negativa de -0.10% y Suiza le imita con un -0.74.  En este ambiente, México paga 8.25%.

Con una economía frenada, lo aconsejable sería tener tasas de interés menores. Es lo que hacen la mayoría de los bancos centrales del mundo en este momento, mantienen tasas bajas para evitar que las economías se frenen más.

Sin embargo, para Banco de México, existen presiones, en especial en la inflación subyacente, en la que se no incluyen los precios de los energéticos y de los alimentos, que no permiten bajar la tasa de interés.

Por si fuera poco, dentro de la Junta de Gobierno del Instituto Central pesan los comentarios del Presidente de la Republica quien presume, la semana anterior lo hizo, de un peso que es la moneda que más se ha fortalecido contra el dólar.

Aunque el Primer Mandatario no se ha dado cuenta que esa fortaleza del peso en mucho obedece a la elevada tasa de interés que se paga en México y no a lo acertado de su política económica, los miembros de la Junta de Gobierno, al menos la mayoría, no quisieran enfrentarse a las opiniones de Andrés Manuel López Obrador y quitarle fuerza al peso bajando la tasa de interés.

Aunque algunos analistas pronostican que Banco de México está a punto de iniciar un movimiento de baja en la tasa de interés de referencia para darle aire a la economía cuyo crecimiento es prácticamente de cero, -0.03% en mayo, en la más reciente reunión de la Junta de Gobierno algunos de sus miembros expresaron su inquietud por las presiones que se perciben en la inflación subyacente y que aconsejarían mantener la tasa de interés elevada.

Es decir, hay buenas noticias en el terreno inflacionario, como el hecho de los subíndices de la inflación subyacente y el de no subyacente están  abajo del 4%; lo malo es que la inflación subyacente está en los mismos niveles desde abril del 2018.

Si la Junta de Gobierno de Banxico, actúa de acuerdo a su misión básica, que es combatir la inflación, no bajarán la tasa de interés; si alguno de sus miembros se le mete en la cabeza que deben ver también por el crecimiento económico, aconsejará que la tasa de interés baje.

Por lo pronto, están con los dedos entre la puerta y en la siguiente Junta de Gobierno veremos si mantiene su independencia o ya la contaminaron los tiempos que corren.

Hasta el próximo lunes y mientras, no deje de seguirme en mi página de FB, Perspectivas de Luis Enrique Mercado y en mi cuenta de twitter,@jerezano52.

Comentarios

comentarios