José, un migrante víctima de extorsión desde México José, un migrante víctima de extorsión desde México
  Los Angeles CA  
  
 
contacto: +52 55 5211 5814
REDES
José, un migrante víctima de extorsión desde México
Alejandra Hernandez | 27 julio, 2019
Cómo puedo evitar ser víctima de extorsión telefónica o secuestro exprés

Cómo puedo evitar ser víctima de extorsión telefónica o secuestro exprés

Generalmente te proporcionarán datos reales o aproximados de familiares o amigos, que fueron obtenidos por medios ilícitos con la intención de obtener credibilidad y en consecuencia, éxito en la extorsión.

Ser víctima de un delito como extorsión o secuestro exprés es más fácil de lo que uno se imagina y solo basta una llamada telefónica para ser víctimas de extorsionadores o secuestradores, como fue el caso de José Leal.

José Leal es un paisano que radica en California, su madre y algunos familiares viven en Jalisco, México, y sufrió un intento de extorsión la tarde del 21 de julio, cuando recibió una llamada donde se reportó un señor que le decía que su madre había sido levantada y le pedían una cantidad elevada de dinero para no hacerle nada.

Nueva Generación Jalisco, la cual es una organización de criminales fue como se presentaron ante José y le decían que tenía que depositar una cantidad de 15 mil dólares para dejar en libertad a su madre.

A través de mentiras fue como la mamá de José fue llevada a un hotel “supuestamente porque ella había prestado su teléfono y de ese teléfono se habían tomado fotos y vídeos de Internet que la comprometían”.

Supuestamente las fotos y vídeos los había delatado de algo “me decían que habían tenido una pérdida (Cartel Jalisco) de 300 mil pesos por recuperar las camionetas que supuestamente el gobierno les había quitado (por los videos y fotos) y me pedían la cantidad de 15 mil dólares para poder liberar a mi mamá”, dijo José.

“Yo en ese momento la verdad me sentí todo confundido, todo sacado de onda, pero lo curioso es que me pasaron a mi mamá y me dijo lo mismo ella”.

“Supuestamente dicen que tomé fotos, que presté mi teléfono y tomaron fotos y video, pero todo va a estar bien” fue lo que le dijo la mamá de José cuando habló con él, “no te preocupes” le decía.

Sin embargo, aunque José dudaba, ya que la forma en que siempre se comunicaba con su mamá era vía Facebook o WhatsApp, oír a su mamá lo confundía bastante.

La insistencia de esas personas era mucha, “yo le dije en primer lugar es una cantidad muy alta de dinero que no tengo y necesito ver qué puedo hacer y pues se molestó y me dijo, no quieres a tu mamá, quieres que te la mande en pedacitos, eso es lo que quieres” le decían hostigándolo.

Ante esa situación él colgó y empezó a comunicarse con sus familiares en México, quienes comenzaron a buscarla, pero durante ese transcurso no dejaron de hostigarlos, razón por la que José tomó la decisión de no contestarles más.

“Lo que yo quería era saber que estaba pasando aquí con mis primos y ya investigamos y al parecer no estaba en su casa mi mamá, no la pudimos localizar, lo cual nos hizo pensar que si la habían levantado”.

Las formas de engaño varían y hasta tienen temporadas del año en que son más efectivas, lo que no cambia es el enorme negocio que significa estar marcando al azar para encontrar a una, o varias, víctimas.

“Y yo al señor ya no le contesté llamadas, él me mandó mensajes que mi mamá estaba muy grave, que, si no quería verla, estaba acosando a mi hermana que está en México y mi hermana también pues paniqueada, decía contéstales no seas malo quieren hablar contigo” comenta José.

Tal vez te interese:  Miguel Miguel Juan está mejorando pero aún necesita un trasplante de corazón

José estuvo a punto de hacer trato con esas personas, pero un familiar en México se contactó con personas de una organización que se encuentra en Colima y que se dedican a resolver casos de extorsiones o secuestros, quienes actuaron inmediatamente y le dijeron que muy probablemente estaban siendo víctimas de extorsionadores.

Se investigó el número de donde le marcaban y este salía de una cárcel en Tamaulipas “entonces yo me quedé un poco más tranquilo” dice José, aunque la incertidumbre de que no aparecía su mamá ya que toda la noche del domingo estuvieron esperando información o algo ya que le aseguraban se trataba de extorsión.

Como operan los extorsionadores telefónicos

A través de la manipulación y el miedo es como estos extorsionadores telefónicos muchas veces con pocos gastos e impunidad operan estas personas obteniendo ganancias millonarias en cuestión de horas.

En muchos de los casos engañan a las personas, les hacen que apegue su celular y que se “refugien” en algún lugar “seguro”, que fue lo que le sucedió a la mamá de José quien ya cuando afortunadamente regresó a su hogar comentó que un comandante de la policía se acercó a ella diciendo que corría peligro y que tenía que resguardarse, además de que le pidieron varios números de sus familiares para supuestamente comunicarse con ellos y hacerles saber que sucedía.

“Entonces deme los números y yo les hago saber dónde está y todo va a estar bien nada más queremos que no le vaya a pasar nada dice porque según esta gente es muy peligrosa” fue lo que le dijeron a la mamá de José.

“Resguárdese la vamos a proteger” le dijeron.

Ya cuando se solucionó todos los familiares de José le platicaron que no solo a él le pedían dinero, sino también a la pareja su mamá y a los familiares de este intentaron extorsionarlos, y que estuvieron a punto de darles 20 mil pesos.

“Mi mamá se reportó con unos familiares y nos dijo que le dieron para que pagara el hotel por una noche porque como ella no llevaba dinero, salió del hotel y pidió un taxi que la regresará a su casa y ya de ahí se comunicó con mi familia y pues fue de la manera en que salió” dijo José.

“De echo si ella hubiera podido pagar más el hotel creo que no estuviéramos en lo mismo”.

El hotel donde ella fue llevada no estaba cerca de donde ella vive, sino que estaba en otra ciudad que estaba como a unos 45 minutos o una hora aproximadamente.

Afortunadamente regreso con bien

En un principio pidieron ayuda al consulado, pero dice no recibió respuesta alguna “nada más me respondieron si era una emergencia y que las oficinas estaban cerradas” “yo lo que quería era comunicarme con autoridades de allá de México o alguien para queme ayudará en ese rato en ese momento para ver si era cierto lo que estaba pasando, pero no hubo ninguna respuesta del consulado”.

Aunque José nunca había experimentado una experiencia semejante afortunadamente actuaron rápido y su mamá ahora se encuentra a salvo y a pesar de que se abrió un caso no realizaron denuncia pues la organización que los ayudo dijo que el caso ya estaba registrado.

Tal vez te interese:  #HistoriasDeDeportados | Padre, esposo y líder comunitario deportado

“Mi mamá ya salió toda asustada y de hecho ahorita pues dice que no se siente segura a regresar a su casa y dice y si vienen los señores o mandan a alguien” dice José.

“Yo lo que quiero es poner alerta a los paisanos, yo tengo casi desde el 2000 que no miro a mi mamá, ¿te imaginas con esa noticia que me daban yo decía pues bueno ya no la voy a volver a ver o tomar esa decisión de que tenga que pasar lo que tenga que pasar” comenta José.

“Yo he escuchado que hay caso de personas que están en la frontera que quieren venir para acá pero aquí se escucha mucho eso y son de las cosas que dije no me sentía muy bien con esto”.

En muchas ocasiones uno escucha casos como este, sin embargo, no pensamos que nos pudiera suceder, y debemos saber que para caer en una extorsión de este tipo no influye la condición económica, ni la preparación académica, el género o la edad.

Basta con vivir en la psicosis diaria de la inseguridad para entrar en el macabro juego de este tipo de criminales.

“Yo estuve a punto de depositar el dinero me imagino que hay personas que si lo hacen”.

Solo se requiere de inyectar el terror suficiente para apoderarse de una persona que se encuentra a kilómetros de distancia.

En algunos casos previo a la extorsión, los delincuentes hablan del número de la víctima, lo que sucedió con la mamá de José, ya que su celular había sido clonado.

Generalmente te proporcionarán datos reales o aproximados de familiares o amigos, que fueron obtenidos por medios ilícitos con la intención de obtener credibilidad y en consecuencia, éxito en la extorsión.

La extorsión telefónica, que a pesar de las diversas campañas se siguen dando, es a través de mensaje vía celular, el secuestro virtual, el pariente que viene del extranjero, ganador de premio, supuestos integrantes de organizaciones criminales, amenaza de secuestro o muerte, dueño o patrón en problemas y, “mensaje bancario”.

Estos son algunos consejos para evitar ser extorsionado telefónicamente:

  • Mantén la calma.
  • Escucha con atención los argumentos del extorsionador.
  • Pídele tiempo y úsalo para localizar a tu ser querido.
  • Anota el número telefónico entrante, el sexo de la persona que te llama, su acento, su tipo de lenguaje y cualquier otro dato que te parezca importante.
  • Una vez que hayas localizado a tu familiar, descuelga el teléfono al menos un par de horas.
  • Si recibes una nueva llamada amenazante, responde que es número equivocado y cuelga.
  • Denuncia de inmediato de forma anónima.
  • Evita proporcionar información personal a desconocidos.
  • Mantén una comunicación constante con tu familia. Hazles saber en dónde estás, con quién y a qué hora.
  • Duda si te informan que ganaste un premio. Si no has recibido notificación alguna vía correo, verifícalo directamente con el proveedor en cuestión y no proporciones información personal o datos de tus tarjetas de crédito.
  • Y si en cuanto descuelgas la bocina te preguntan “¿Con quién hablo?”, responde siempre: “¿Con quién quiere hablar?”

Comentarios

comentarios