Muerte de padre e hija en la frontera destaca peligros de los migrantes Muerte de padre e hija en la frontera destaca peligros de los migrantes
  Los Angeles CA  
  
 
contacto: +52 55 5211 5814
REDES
Muerte de padre e hija en la frontera destaca peligros de los migrantes
Voz de América | 26 junio, 2019
Muerte de padre e hija en la frontera destaca peligros de los migrantes

Los cuerpos del migrante salvadoreño Óscar Alberto Martínez Ramírez y su hija de casi dos años, Valeria, fueron encontrados a orillas del Río Grande, en Matamoros, México, el lunes 24 de junio de 2019, después que se ahogaron al tratar de cruzar el río para entrar a EE.UU.

La impactante foto del triste descubrimiento del lunes, capturada por la periodista Julia Le Duc y publicada por el periódico mexicano La Jornada, resalta los peligros de la más reciente crisis migratoria.

El hombre y su hija de 23 meses yacían boca abajo en aguas poco profundas en la orilla del Río Grande, con su camisa negra subida hasta su pecho con la cabeza de la niña metida dentro. Su brazo estaba envuelto alrededor de su cuello, sugiriendo que ella se aferró a él en sus últimos momentos.

La impactante foto del triste descubrimiento del lunes, capturada por la periodista Julia Le Duc y publicada por el periódico mexicano La Jornada, resalta los peligros de la más reciente crisis migratoria que involucra principalmente a los centroamericanos que huyen de la violencia y la pobreza y esperan asilo en Estados Unidos.

Desde el abrasador desierto de Sonora hasta el a veces correntoso Río Bravo, la frontera entre EE.UU. y México ha sido durante mucho tiempo un viaje mortal para quienes lo cruzan ilegalmente entre puertos de entrada.

Solo en las últimas semanas, dos bebés, un niño pequeño y una mujer fueron encontrados muertos el domingo, vencidos por el calor sofocante. En otros lugares, tres niños y un adulto de Honduras murieron en abril después de que su balsa se volcó en el Río Grande, y un niño de 6 años de la India fue encontrado muerto a principios de este mes en Arizona, donde las temperaturas se elevan de manera rutinaria por encima de los 100 grados Fahrenheit (37 Celsius).

“Es muy lamentable que esto suceda”, dijo el martes el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en respuesta a una pregunta sobre la fotografía. “Siempre hemos denunciado que a medida que hay más rechazo en Estados Unidos, hay personas que pierden la vida en el desierto o cruzando el río”.

Según el informe de Le Duc para La Jornada, Óscar Alberto Martínez Ramírez, frustrado porque su familia de El Salvador no pudo presentarse ante las autoridades de EE.UU. y solicitar asilo, cruzó el río nadando con su hija, Valeria.

La colocó en la orilla estadounidense del río y comenzó a devolverse para traer a su esposa, Vanessa Ávalos, pero al verlo alejarse, la niña se arrojó a las aguas. Martínez regresó y pudo agarrar a Valeria, pero la corriente los arrastró a ambos. La historia se basó en los comentarios de Ávalos a la policía en el lugar.

Sus cuerpos fueron descubiertos el lunes por la mañana en la orilla del río cerca de Matamoros, México, frente a Brownsville, Texas, y a varios cientos de yardas (metros) desde donde intentaron cruzar, a solo media milla (1 kilómetro) de un puente internacional.

La foto recuerda la imagen de 2015 de un niño sirio de 3 años que se ahogó en el Mediterráneo cerca de Turquía, aunque aún está por verse si puede tener el mismo impacto al centrar la atención internacional en la migración a EE.UU.

La política de los Estados Unidos ha reducido drásticamente el número de migrantes a los que se les permite solicitar asilo, desde docenas por día anteriormente hasta a veces solo un puñado en algunos puertos de entrada.

Estados Unidos también han ampliado su programa bajo el cual los solicitantes de asilo esperan en México mientras sus reclamaciones se procesan en los tribunales de los Estados Unidos, una espera que podría durar muchos meses o incluso años.

Tal vez te interese:  Titular de la oficina de la CBP presenta renuncia en medio de la crisis con menores migrantes

Esta semana, la ciudad de Nuevo Laredo en Tamaulipas, el mismo estado donde se encuentra Matamoros, dijo que se convertirá en la más reciente ciudad en recibir retornados el viernes.

Muchos refugios para migrantes están desbordados en el lado mexicano, y los carteles dominan gran parte de Tamaulipas y se sabe que secuestran y matan a migrantes.

Mientras tanto, México está intensificando su propia inmigración, centrándose en gran medida en frenar la inmigración irregular en el sur del país.

“Con mayores medidas de represión y restricciones”, dijo Cris Ramón, analista senior de políticas de inmigración en el centro de estudios bipartidistas del Centro de Políticas Bipartidistas en Washington, “podríamos ver medidas más desesperadas por parte de las personas que intentan ingresar a México o Estados Unidos”.

Comentarios

comentarios