Los Angeles CA  
  
 
contacto: +52 55 5211 5814
REDES
Joven oaxaqueño se gradúa como doctor en el MIT
Conexión Migrante | 28 de junio
Ricardo Pedro Pablo hizo historia al ser el primer indígena zapoteco en conseguir un doctorado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts

Ricardo Pedro Pablo hizo historia al ser el primer indígena zapoteco en conseguir un doctorado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts

Ricardo Pedro Pablo, joven oaxaqueño ganador del Premio Nacional de la Juventud 2017, se graduó como doctor en la especialidad de la Fisicoquímica en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Con este logro Ricardo se convirtió en el primer indígena zapoteco en obtener un doctorado en el MIT, pues nadie imaginaba que este joven nacido […]

Ricardo Pedro Pablo, joven oaxaqueño ganador del Premio Nacional de la Juventud 2017, se graduó como doctor en la especialidad de la Fisicoquímica en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Con este logro Ricardo se convirtió en el primer indígena zapoteco en obtener un doctorado en el MIT, pues nadie imaginaba que este joven nacido en una familia de bajos recursos concluiría sus estudios en una de las instituciones con mayor reconocimiento del mundo.

Ricardo nació en La Mina, un pequeño pueblo de Tuxtepec, Oaxaca, y comenzó a estudiar su doctorado en 2012.

Tras obtener su doctorado, el próximo paso para Pedro Pablo es conseguir un postdoctorado en la misma universidad, posteriormente le gustaría aplicar para ser profesor en el MIT.

Tal vez te interese:  Un mariachi muy tapatío

Mientras tanto, este joven ocupará el verano para realizar investigaciones en el laboratorio del MIT para terminar sus proyectos pendientes.

Pablo Pedro cursó la licenciatura en química en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Después emigró a Boston para continuar con su preparación gracias a una beca del Conacyt. Al concluir su primer año, las autoridades académicas del MIT reconocieron su sobresaliente desempeño con un paquete permanente de apoyos económicos y estímulos.

Este logro no fue fácil para él, pues sus compañeros en la Ciudad de México le decían “El Huarachudo”.

“Tuve que partir de la tierra que me vio nacer persiguiendo el anhelo de tener una educación. La idea surgió de mi madre, a quien admiro porque a pesar de no saber leer ni escribir, ni hablar bien español, siempre me apoyó para estudiar, tener más oportunidades y salir de pobre” aseguró el joven en anteriores entrevistas.

Tal vez te interese:  Peña regresa a Oaxaca, vigila acciones de apoyo a afectados por sismo

Con información del Universal

Comentarios

comentarios