Cómo Donald Trump ha reescrito la ley migratoria de EEUU poco a poco

La administración Trump no ha necesitado del Congreso para cambiar al sistema migratorio, pues sus logros han sido con pequeños cambios a la ley migratoria.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La administración de Donald Trump no ha necesitado del Congreso para que se apruebe una ley o hacer una revisión al sistema migratorio de Estados Unidos, estas reformas están en progreso a través de una serie de pequeños movientos, que suman cambios dramáticos a la ley migratoria.

De acuerdo con CNN, mientras que la administración Trump presiona al Congreso para ampliar sus  competencias y extender su autoridad, el presidente podría tener efectos duraderos sobre cómo EEUU acoge y evalúa a los inmigrantes.

Desde la última semana de marzo, te presentamos algunos de los cambios que el gobierno ha realizado.

El fiscal General Jeff Sessions sigilosamente reabrió un precedente de la corte de inmigración para buscar si el gobierno necesita detener los procedimientos de deportación hasta que un inmigrante termine de reclamar legítimamente su estancia en los Estados Unidos.

Otro punto fue que el presidente Trump optó por no extender los permisos de trabajo y protección para aproximadamente 840 libaneses que han vivido y trabajado en EU por al menos los últimos 16 años y en algunos casos por décadas. Presidentes anteriores extendieron este beneficio por razones humanitarias.

El Departamento de Comercio añadió una pregunta sobre la ciudadanía al Censo de 2020, una medida que los críticos temen podría desincentivar a las comunidades migrantes a participar y, por lo tanto, costar a diversos estados y localidades representación del Congreso y recursos federales.

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) anunció que ya no permitirá la liberación de mujeres embarazadas del arresto, dando pie a que estas mujeres permanezcan encerradas hasta que inicien sus procesos de deportación.

El Departamento de Estado implementó una iniciativa para exigir formalmente a todas las personas que aplican para visas y residencia legal en EU a enviar el historial de sus últimos cinco años de redes sociales, correo electrónico e historial telefónico con sus solicitudes.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) presentó una política que expandiría los tipos de programas gubernamentales que podrían contar para negar la solicitud de un inmigrante para permanecer en EU, lo cual pondría el sistema a favor de los inmigrantes de altos ingresos.

El Departamento de Justicia llegó a un acuerdo con West Palm Beach sobre las políticas de la ciudad santuario que aclararon cuánto pueden cooperar los funcionarios locales con las autoridades federales de inmigración.

Trump continúa analizando los caminos para construir su muro fronterizo, a pesar de que el Congreso haya rechazado su solicitud de fondos y autoridad para hacerlo, mediante el uso de recursos militares.

Por otro lado, el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) emitió un memorando que restringiría la capacidad de los empleadores para asegurar visas de alta calificación para los trabajadores extranjeros.

Tal vez te interese:  "No más acuerdo de DACA": Trump termina con el sueño de miles de dreamers

Y eso fue solo en una semana.

La actividad del gobierno federal demuestra cómo la administración Trump está explorando los límites de su poder para modificar el sistema migratorio de Estados Unidos.

Las autoridades excusan estas modificaciones bajo el argumento de que solo intentan poner a los estadounidenses primero y resguardar la seguridad en el país.

Sin embargo, abogados pro inmigración aseguran que estas modificaciones contribuyen a un cambio radical al sistema migratorio.

Estos abogados dicen que ya son visibles estos cambios en el escrutinio de las solicitudes de visas, ralentizando el proceso y estableciendo barreras más altas para las categorías de visas de larga data.

A esto se suma el incremento en las detenciones de inmigrantes indocumentados y especialmente un aumento en aquellos sin antecedentes penales, también logrado por simples cambios en la priorización y las definiciones.

Aunado a esto, persiste el temor de que el actual gobierno ha prometido más cambios y ser más duros con los migrantes.

Con información de CNN