“Todo por un dólar”: critica Los Ángeles Times paga de esclavos a migrantes detenidos

Los Ángeles Times demandó en un editorial eliminar la práctica de pagar un dólar por día a los indocumentados en los centros de migración.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El diario Los Ángeles Times demandó en un editorial eliminar la práctica de pagar un dólar por día a los indocumentados en los centros de migración por trabajos realizados en el interior de esas instalaciones.

Los migrantes indocumentados detenidos terminan recluidos en instalaciones propiedad de compañías privadas de prisiones, expuso el texto firmado por “El Consejo Editorial de The Times”.

Ahí se “ofrecen como voluntarios” para trabajar como cocineros, lavaplatos, servidores de alimentos, conserjes, jardineros, barberos e incluso empleados ayudando a procesar a los recién llegados, “todo por un dólar”.

Las personas que enfrentan procesos de deportación, así como aquellos que llegan a la frontera buscando asilo de la persecución en sus países de origen, a menudo terminan en esos centros federales de detención, explicó el diario angelino.

En un día cualquiera unas 44 mil de esas personas son detenidas en Estados Unidos. Dos tercios de éstas, dice, son llevadas a instalaciones que son propiedad de compañías privadas y allí los detenidos tienen la oportunidad de “ofrecerse como voluntarios” para trabajar, a precios increíblemente bajos, y que va de un a uno y medio dólares por día.

Tal vez te interese:  Celdas heladas y trato denigrante, HRW denuncia maltrato a migrantes detenidos

“Las compañías privadas de prisiones argumentan en documentos judiciales que el gobierno federal les autoriza a ejecutar esos programas de trabajo voluntario, y nadie está obligado a participar. Pero de acuerdo con una serie de demandas federales por parte de detenidos actuales y anteriores que desafían la práctica, la idea de que los detenidos tienen una opción es ilusoria. Dado el desequilibrio de poder entre los carceleros y los encarcelados, los detenidos dicen que no sienten que puedan negarse a trabajar, y muchos informan que han sido coaccionados mediante amenazas de privilegios retenidos, como visitas familiares, y en algunos casos que han sido enviados a confinamiento solitario si se negaron. Eso es atroz”, dice el Consejo Editorial de Los Ángeles Times.

El influyente diario angelinos consideró “inconcebible que el Gobierno y sus contratistas abusen más de ellos obligándolos a trabajar.

“Es aún más escandaloso que reciban tan poco como un dólar por día por hacer trabajos centrales para operar los centros de detención y cuidar a los detenidos. Irónicamente, muchos detenidos no tienen tarjetas de residencia y no pueden trabajar legalmente en EU, un tecnicismo evitado al calificar el subsidio de un dólar por día como si los trabajadores fueran niños recompensados ​​por hacer tareas domésticas. Algunas de las demandas legales buscan el pago retroactivo por el trabajo no remunerado, lo que parece una demanda justa. También esperamos que los tribunales vean esta práctica por lo que es –en esencia, trabajo forzoso– y ordene a los detenidos que paguen al menos el salario mínimo local, y se aseguren de que aceptar un trabajo realmente sea una cuestión de elección”.

El Presidente Barack Obama, recuerda el Times, tomó medidas para romper la dependencia del Gobierno federal de las prisiones privadas, tanto para el sistema de prisiones federales como para el sistema de detención de inmigrantes, pero el Presidente Donald Trump revirtió esas medidas, y por ello no es coincidencia que los precios de las acciones de las dos principales prisiones privadas empresas se hayan duplicado desde el han duplicado desde que el neoyorquino tomara posesión de la Casa Blanca.

Tal vez te interese:  Republicanos aseguran que el trabajo forzado es bueno para los indocumentados detenidos

Además, dice, Trump también ha tratado de ampliar el sistema de detención de inmigrantes a pesar de los informes persistentes de los derechos humanos y de defensa de inmigrantes grupos, a veces confirmadas por las auditorías del gobierno, de los detenidos maltratados y instalaciones mal mantenidas.

“Los defensores de la privatización dicen que depender de contratistas privados es más barato y le da al gobierno más flexibilidad porque luego puede crecer o reducir la capacidad del sistema a través de contratos en lugar de construir instalaciones que debe mantener. Pero más barato y más flexible no es excusa para abusar de los derechos fundamentales de las personas retenidas contra su voluntad mientras el gobierno trata de deportarlas. Permitir que los operadores privados llenen sus márgenes de ganancia mediante el reclutamiento de los detenidos en trabajos no remunerados debe terminar. Es asombroso que este sistema de esclavitud sustituta haya podido echar raíces en primer lugar”, reclama Los Ángeles Times.

INMIGRANTES NO CRIMINALES

En el primer trimestre de 2018, la oficina de Servicio de Inmigración y Control de Aduanas en Estados Unidos (ICE) de San Diego fue la que más detenciones tuvo de INMIGRANTES NO CRIMINALES, de acuerdo con un reporte de la propia dependencia.

La oficina de ICE San Diego arrestó a mil 622 inmigrantes sin antecedentes penales y a 637 inmigrantes con antecedentes penales en esta región, que cubre los condados de San Diego e Imperial.

Es decir, de todas las detenciones que se realizaron entre octubre y diciembre de 2017, el 72 por ciento de las detenciones de esta oficina de ICE fue de inmigrantes “NO CRIMINALES”, según los datos entregados por la agencia federal.

Por su parte en Los Ángeles, agentes de ICE sólo arrestaron a 357 inmigrantes “NO CRIMINALES”, lo que representaba sólo el 16 por ciento del total de detenciones de esta oficina de la agencia estatal.

Y en San Francisco, los oficiales arrestaron a 373 indocumentados “NO CRIMINALES”, lo que equivale aproximadamente al 22 por ciento de las detenciones de la oficina de campo.

Por su parte, la oficina de ICE Atlanta, que cubre tres los estados de Georgia, Carolina del Sur y Carolina del Norte, tuvo el segundo número más alto de arrestos no criminales con mil 592 inmigrantes SIN ANTECEDENTES PENALES tras las rejas, lo que equivale al 41 por ciento del total de los 2 mil 343 arrestos de indocumentados.