7 tips para celebrar San Valentín sin gastar demasiado

Dólar con corazón, 14 febrero
El día de San Valentín puede ser una fecha que celebremos con un pequeño detalle que no sea un gran gasto, el límite es la imaginación
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Paisano, San Valentín puede ser una fecha díficil y a veces parece imposible celebrar sin gastar demasiado dinero en un regalo para la persona que queremos.

Pocos países festejan San Valentín tan a lo grande como Estados Unidos y, ni hablar, esa fiebre te contagia. ¿Sabías que cada estadounidense gasta entre 120 y 140 dólares anuales cada año en los regalos que dará ese día a su pareja y a sus seres queridos? Las cifras son de la Federación Nacional de Minoritas (NRF por sus siglas en inglés).

Sí se puede celebrar sin gastar demasiado…

Hoy, los regalos van desde la sencilla tarjeta hasta joyas o incluso un coche nuevo, para quien puede permitírselo. Muchos tiran la casa por la ventana para demostrar su amor a sus parejas, familias y amigos.

Pero es importante regresar a su significado original. Aquí te damos algunas ideas de presentes que te permitirán tener un detalle con tu media naranja o tus seres más queridos, pero sin poner de cabeza tus finanzas personales.

  • Haz tus propias tarjetas: Sí, esto nunca pasa de moda. Consigue los materiales necesarios, deja volar la imaginación y elabora tus propias tarjetas de felicitación para San Valentín. Busca poemas en línea o escribe tus propios pensamientos. Su mayor valor será que estas tarjetas fueron especialmente pensadas y hechas para la persona que las recibirá.
  • Flores “en paquete”: Si lo tuyo no son las palabras ni la poesía, las flores siempre serán un clásico. Ojo, si las compras en el supermercado, te saldrán más baratas que con un florista. Sin embargo, si insistes en que quieres algo muy especial, entonces acude a un florista, pero organízate con otros dos o tres amigos, compadres, vecinos, para comprar juntos las flores, esto les permitirá negociar un mejor precio.
  • Regala plantas. Sí, elige una planta en maceta. Estará viva mucho tiempo más que un arreglo de flores que se marchita en menos de una semana. Hay plantas que pueden durar años. Hazte presente de esta forma.
Tal vez te interese:  ¿Cómo se celebra el Día de San Valentín alrededor del mundo?
  • Álbum digital. Sí, reúne una selección de las mejores fotos con tu pareja o amigos publicadas las redes sociales y haz un álbum on-line. Hay cientos de aplicaciones, que te permiten hacerlo.
  • Cocina para tus valentines. Otro clásico siempre vigente. Puedes preparar desde galletas para tus amigos -empacadas en pequeñas bolsitas decoradas con colores-, hasta un pastel o una cena completa para tu pareja, o para tu familia. ¿Qué tal si intentas preparar un plato de su tierra que hace mucho que no come? O por el contrario, algo totalmente exótico.
  • Noche de cine en familia. Una buena película, con un poco de ayuda de Netflix o de alguna película “a la antigua” en DVD. Globos de colores para decorar, cojines cómodos, botanas o una buena pizza, y la noche de San Valentín será un éxito en familia.
  • Sorpresa desde lejos. ¿Qué tal sorprender a tu pareja o a tus familiares más queridos con un video? Pide a distintos miembros de tu familia en México que te graben un pequeño video con su celular en donde le manden un mensaje a la persona a la que le harás el regalo. Anécdotas de su niñez, momentos graciosos, mensajes de optimismo. Cuando tengas varios, edítalos juntos y prepara un “mini film” que tendrá mucho más éxito que un regalo físico.

Recuerda, uno conserva mucho más en la memoria y en el corazón los momentos compartidos y los detalles, que los objetos. Si no nos crees, te ponemos a prueba ver ¿qué recibiste de San Valentín hace cinco años? Seguro has tenido que hacer un verdadero esfuerzo de memoria. Pero si te preguntamos cuál fue la última vez que cenaste con tus seres queridos, seguro recordarás de inmediato cuándo y dónde fue; así es como nosotros recomendamos festejar San Valentín sin gastar tanto.

San Valentín un santo ‘alcahuete’

Cuenta la leyenda que en tiempos de los romanos hubo un médico llamado Valentín que se convirtió en sacerdote. Esto fue unos 300 años antes de Cristo. En aquella época, gobernaba un emperador de nombre Claudio, quien decidió prohibir todas las bodas entre jóvenes porque los solteros eran mejores soldados para sus ejércitos.

El sacerdote Valentín no estaba de acuerdo. Y, desafiando al emperador, empezó a celebrar bodas en secreto entre los jóvenes enamorados que le pedían este sacramento. Esto le hizo fama de protector de los enamorados.

Y al morir, muchos comenzaron a considerarle como patrono del amor.