“Mamá, ¡tu sacrificio no fue en vano!”: DREAMer elegido por la Universidad de Harvard

“Mamá, ¡tu sacrificio no fue en vano!”: DREAMer elegido por la Universidad de Harvard
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Víctor Reyes descubrió hace unos días que había sido aceptado en la Universidad de Harvard, la escuela de sus sueños. El estudiante de secundaria, con sede en California, llegó a Estados Unidos a los cuatro años, cruzando la frontera mexicana para vivir con su madre y su padre en Los Ángeles.

Hoy Víctor es el mejor de su clase y va camino a especializarse en informática, además de destacarse como un estudiante de DACA. Para ponerle la cereza a este camino de triunfos académicos, ahora le llegó la aceptación temprana a Harvard porque, de acuerdo con la oficina de admisiones, su aplicación era “excepcional”, destacó el sitio thetab.com.

Él compartió su ensayo de aplicación con esa página digital y ahí detalla cómo llegó a los Estados Unidos, evitó las redadas de los funcionarios de inmigración y comenzó su camino hacia la Universidad.

¿Cómo te sentiste al entrar en Harvard?, le preguntó Harry Shukman, quien es Editor de Noticias de The Tab, una plataforma fundada en 2009 en la Universidad de Cambridge y cuyo objetivo es que jóvenes y talentosos periodistas informen y escriban, profesional e independientemente.

“Fue el mejor momento de mi vida, honestamente. Todo mi esfuerzo ha culminado en esto. Tengo algo para probar durante 14 años de trabajo duro y estudiar. Mi mamá me trajo a los Estados Unidos cuando tenía cuatro años para obtener una buena educación. Pagarle por los sacrificios que hizo fue increíble. Me dio una sensación de plenitud. Mamá, ¡tu sacrificio no fue en vano! Ella está orgullosa.

“Fue un gran alivio. Fue un montón de emoción y felicidad. Un poco de nerviosismo también, pero como el nerviosismo anticipado donde estás feliz”.

–¿Cómo te enteraste que fuiste aceptado?, le preguntó Shiukman.

“Oh Dios mío. Acabábamos de hacer una actividad después de la escuela con mis padres. Llegué a casa, subí a prender mi computadora y vi un correo electrónico de admisiones. Hice clic en él, y vi que era de Harvard. Ahí decía: ‘Ha habido una actualización de estado a su admisión’. Me quedé pensando ¿qué significa esto? Estaba flipando –¿es una decisión, un rechazo, o simplemente quieren información para mi ayuda financiera? Yo estuve ahí esperando 15 minutos a mi madre para volver a abrir.

“Mi mamá llegó a casa y dijo: ‘¡Dios mío, compruébalo ahora!’. Ella se acercó a la computadora y me tapó la boca. Cuando hago clic, me cubrió los ojos, ella fue la primera en saberlo. Ella no entiende el inglés, pero vio ‘¡Felicitaciones!’. Empezamos a gritar y nos pusimos locos.

“Es emocionante y bastante inesperado. Nadie espera o sabe que estás entrando en Harvard. No creía que tuviera puntuaciones del SAT perfectas, ¿cómo me consideraron? Para recibir una respuesta tan entusiasta de Harvard, es muy alentador”, narró Víctor.

Al ser cuestionado sobre la promesa de la campaña de Donald Trump de poner fin a DACA, Víctor expuso que todo ha sido bastante sombrío.

Tal vez te interese:  ¿Cómo solicito la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA)?

“Tienes que ser realista. Pero tienes que elegir tus batallas. Vi a una estudiante que habló sobre ser indocumentada, su permiso DACA había expirado hace un par de semanas. Antes de Trump podría no haber sido arrestada. Tienes que pisar ligera y cuidadosamente. Hay tantas cosas que están sucediendo que no deberían ser. ICE está usando tácticas de miedo.

“Trump ha tenido muchas oportunidades de revocar DACA. Nadie sabe qué tipo de persona es en este momento. DACA fue una promesa muy específica que hizo a sus partidarios. Se comprometió a terminar el primer día, pero después de hablar con Obama, ha suavizado su tono. Simplemente, con él no se sabe”.

–¿Tienes miedo a los cuatro años que vienen?, le cuestionaron en la entrevista.

“Sí, es aterrador. Bajo DACA, todo el proceso te somete a una verificación de antecedentes. Ellos dicen: ‘Prometemos que no usaremos esta información para deportarlo’, pero eso no es una promesa legal. El posible uso indebido de esa información es aterrador. Pero espero que nunca llegue a eso. Este estado de limbo actual es honestamente lo mejor que pueda suceder ahora. Así que, a menos que algo importante ocurra en las elecciones de mitad de mandato, espero lo mejor. Pero incluso, si lo peor sucede, hay tratar de encontrar la manera de superarlo. Especialmente si voy a una institución como Harvard, espero que tengan los recursos para ayudarme a tener éxito”.