¿Rusia en México?

¿Rusia en México?
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El triunfo de Donald Trump no sólo abrió graves frentes de radicalismo hacia dentro de los Estados Unidos (de hecho, el del racismo jamás se cerró y hoy tan sólo recobra fuerza) sino también hace tambalear equilibrios del orden internacional.

Mucho se ha dicho y escrito sobre el voto antisistémico en todo el mundo, que hizo ganar al Brexit en el Reino Unido y que seguramente le dará la victoria a Le Penn en Francia, pero en los últimos meses ha surgido una temible figura en el escenario global: Vladimir Putin.

La presencia rusa en el conflicto sirio, la descarada y virtual anexión de Crimea y la cada vez más documentada intervención siberiana en el proceso electoral norteamericano nos llevan a preguntarnos: ¿Putin se está convirtiendo en uno de los extremos de una nueva confrontación de bloques en el mundo? ¿Quién será el otro: Angela Merkel? ¿Hasta dónde más puede intervenir el que ya parece un segundo Imperio Ruso?

¿México tiene que ver algo con esto?

Por supuesto que sí. Primeramente, si los mismos organismos de inteligencia de Estados Unidos están advirtiendo sobre la intervención directa del gobierno ruso para descarrilar la candidatura de Hillary Clinton, ello es de interés en nuestro país, tanto por la obviedad de nuestra vecindad geográfica, como por las eventuales consecuencias de su derrota y el consecuente ascenso de Trump al poder, con todo y su feroz discurso antimexicano.

Pero apenas este fin de semana algo llamó poderosamente mi atención: la petición en una cuenta de red social ubicada en nuestro país, a través de la plataforma “change.org”, solicitando ¡la intervención rusa en México para eliminar el mal gobierno!

Tal vez te interese:  PERSPECTIVAS | Sin devaluación no hay crisis

¡Como lo están leyendo! Desde la cuenta “Freppo Soviético”, se expuso: “la situación política en México está en su peor momento de la historia. Tenemos al presidente más inepto jamás visto en la historia de la república mexicana (sic). El imperialismo norteamericano y la ONU no hacen nada a pesar de que noticias impactantes y la inseguridad se han visto por todo el mundo….USA está muy agusto (resic) recibiendo recursos de México, y hace falta alguien capaz de parar a estos políticos corruptos mexicanos que regalan y roban todo”.

No sé qué me aterrorizó más, si el fin de la petición (“Vladimir Putin: lo necesitamos en Latinoamérica”), o que ésta lleva ya más de 9 mil firmas de apoyo.

¿Qué nos pasa?

¿Necesitamos a Rusia para acabar con la corrupción mexicana, innegable ésta?

¿Revive con fuerza la nostalgia de toda una generación que abrazó las teorías marxistas leninistas para cambiar al mundo y que pasaron casi al olvido a partir de la caída del Muro de Berlín?

Lo primero que puedo recordarles es que Putin sería un heredero de Stalin más por ambiciones expansionistas que por revivir una ideología socialista.

Lo segundo que, sin enorgullecerme del lugar 95 que México ocupa en el Índice de Percepción de Corrupción que elabora Transparencia Internacional, Rusia ocupa la posición número 119, al lado de Sierra Leona, Guyana, Gambia y Guatemala.

Tal vez te interese:  Sexto debate demócrata centrado en buscar fuerzas contra Trump

Tal listado, donde el número uno es el país menos corrupto (Dinamarca), y el 167 es el más (Somalia), nos da una idea del sitio que ocupa ahora la influyente nación rusa de un Putin que tiene muchos más aires de tirano que de demócrata estadista.

¿Pedirle “ayuda” a un país que está peor que nosotros en uno de los cánceres que nos agobia? Ahora bien, ¿Rusia estaría interesado en ello?

El ilustre ex campeón mundial de ajedrez y disidente ruso, Gary Kasparov, le dijo a Andrés Oppenheimer sobre la posibilidad de que Putin interfiera en la elección presidencial mexicana: “no sé si México es tan importante para su agenda geopolítica. Pero si lo es, por supuesto que lo hará”.

¿Por eso la incorporación de John Ackerman en la programación habitual del canal Russia Today? No olvidemos que este “académico” mexicano es un feroz activista pro Andrés Manuel López Obrador, quien ha guardado un misterioso silencio y mesura sobre todo lo que tiene que ver con el mismísimo Donald Trump y también sobre Vladimir Putin.

Habrá que estar muy pendientes. No es –ni sería- poca cosa ver fluir recursos rusos de cualquier tipo en la arena electoral mexicana del 2018.

¡Nomás eso nos faltaba!