Qué le espera a América Latina tras el triunfo de Donald Trump

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

OPINIÓN | Dr. Eduardo Bueno | Polítólogo, especialista en América Latina y académico de la Universidad del Mar-Bahías de Huatulco, Oaxaca.

Las tendencias son irreversibles. Trump es el nuevo Presidente de los Estados Unidos y aquí algunas consecuencias:

1.

tlc_map

El principal socio comercial Estados Unidos, o sea México, deberá rediseñar su modelo económico, pues el magnate impondrá la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). La macroeconomía mexicana se ha guiado por los avatares de dicho tratado, más que por variables financieras en otras zonas del planeta. Ese rediseño, implica cambios en la organización del poder en México para que sean eficientes. Los poderes fácticos que apostaron todo al TLCAN, serán desplazados por una mayor acción del estado y su soberanía. Asistiremos, muy probablemente, a un resurgimiento del nacionalismo mexicano.

2.

migrantes

El cierre de la frontera va a interrumpir el flujo de migrantes centroamericanos a los Estados Unidos. Los cuales terminarán quedándose en México o regresarán a Centroamérica. Es mano de obra disponible, la cual ante la falta de oportunidades, provocará problemas sociales, conflictos políticos o aumento de la delincuencia. La migración ha sido en los dos últimas décadas, una válvula de escape frente a la pobreza.

3.tpp

Los conflictos regionales latinoamericanos no van a generar mucha atención de la nueva administración, la cual va a optar por fijar su mirada en los temas económicos-comerciales, independientemente de enfoques ideológicos. El Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (mejor conocido como TPP, por sus siglas en inglés: Trans-Pacific Partnership) será rediseñado, minimizando sus alcances. Y ello implica nuevas negociaciones y el problema, con costo político, para aquellos gobiernos que suscribieron el acuerdo o sus congresos. El estilo de la administración Trump, respecto a América Latina y el Caribe, será dejar que las organizaciones intergubernamentales hagan su trabajo, y de manera paralela, desarrollará, una diplomacia bilateral para consolidar su hegemonía.

Tal vez te interese:  Detienen a hombre que amenazó con un arma de fuego a simpatizantes de Trump

El tema Venezolano, se manejará, también en consonancia con las nuevas relaciones con la Federación Rusa, pues Trump pretende desactivar conflictos en el área que consumen muchos recursos, y Rusia es aliada de Venezuela. En cambio, pueden resucitar tensiones con Cuba. De violarse los Derechos Humanos de los inmigrantes latinoamericanos en Estados Unidos, la región va a reaccionar con una diplomacia discreta, pues hay países como Argentina, donde también están surgiendo élites xenofóbicas.

4.

El plan masivo de inversiones -anunciado por Trump- en infraestructura para los Estados Unidos, sabe a keynesianismo con menos libre comercio. Eso puede ser aprovechado por América Latina, para impulsar exportaciones con valor agregado. Incluso, empleo para los inmigrantes si se dispone algún tipo de regularización. Sin embargo, el Plan de Trump es proteccionista, Estados Unidos solo importará lo que no produzca y ello debe orillar a los gobiernos latinoamericanos a revisar el modelo económico neoliberal ortodoxo.

 

trumo

5.

Por el temperamento del nuevo presidente de los Estados Unidos, la región debe superar los antagonismos ideológicos y políticos, y buscar consensos básicos en el ámbito de la Organización de Estados Americanos (OEA), La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag). Los tratados de libre comercio perderán fuerza y deberían ser rediseñados adaptándolos a las nuevas circunstancias. Trump, podría tener inclinaciones intervencionistas militares o de guerras comerciales, donde no negociará para hacer concesiones.