21 de junio de 2024
DOLAR: $18.40
Search
Close this search box.
21 de junio de 2024 | Dolar:$18.40

Hoy se recuerda a la Santísima Virgen María, Madre de la Iglesia

Hoy se recuerda a la Santísima Virgen María, Madre de la Iglesia. | Foto: Aci Prensa.
"Esta celebración nos ayudará a recordar que el crecimiento de la vida cristiana debe fundamentarse en el misterio de la Cruz, en la ofrenda de Cristo en el banquete eucarístico y en la Virgen oferente, Madre del Redentor y de los redimidos".

El lunes siguiente al domingo de Pentecostés, la Iglesia Católica celebra la memoria de la Santísima Virgen María, Madre de la Iglesia.

El día de Pentecostés, el Espíritu Santo había descendido sobre María cuando vino sobre los Apóstoles y discípulos reunidos en la habitación del piso alto de Jerusalén.

La Iglesia que Cristo fundó está ligada a su Madre y al papel que Ella desempeña en el plan salvífico de Dios.

La Virgen María vela por cada uno de sus hijos con amor maternal, los protege de las insidias del maligno y los acompaña durante su peregrinar por esta tierra.

Tal vez te interese:  Conoce a Santo Toribio Romo, patrono de los migrantes

La “Bienaventurada Virgen María, Madre de la Iglesia”

La incorporación de esta celebración en el Calendario Romano General es relativamente reciente. Se estableció el 11 de febrero de 2018 por la Congregación para el Cultivo Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

Desde entonces, el Papa Francisco nos anima a prestar más atención a “la figura de la Virgen María, que es Madre de Cristo y, a la vez, Madre de la Iglesia”.

Esto con el fin de conocer más acerca de su maternidad, ya que con ésto seremos capaces de vivirla también, pero de acuerdo a nuestras circunstancias, así lo comentó el Santo Padre.

Es decir, así aprenderemos a preocuparnos por el bien de quienes nos rodean, dándoles acogida y sirviéndolos.

Y es que, así como María ofreció a su hijo, nosotros debemos ofrecerlo también a quienes están a nuestro alrededor.

El decreto establecido por la Congregación sostiene que “esta celebración nos ayudará a recordar que el crecimiento de la vida cristiana debe fundamentarse en el misterio de la Cruz, en la ofrenda de Cristo en el banquete eucarístico y en la Virgen oferente, Madre del Redentor y de los redimidos”.

Tal vez te interese:  Todos los migrantes abandonan su tierra “por necesidad”: Papa Francisco

La Oración a María que desata los nudos en espera de Pentecostés

Virgen María, Madre del Bello Amor,

Madre que nunca ha abandonado a uno de sus hijos que implora por tu ayuda.

Madre cuyas manos trabajan sin tregua por sus hijos tan amados,

porque son empujadas del amor Divino, y por la infinita misericordia

que sale de tu corazón. Vuelve hacia mí tu mirada llena de compasión.

Mira el cúmulo de “nudos” en nuestras vidas.

Conoces nuestra desesperación y nuestro dolor.

Sabes cuánto nos paralizan estos nudos. María,

Madre encargada por Dios, de desatar los “nudos” de la vida de sus hijos,

ponemos nuevamente la cinta de nuestras vidas en tus manos.

En tus divinas manos no hay “nudo” que no pueda ser desatado.

Madre Omnipotente, con la gracia y Tu poder de intercesión ante tu hijo Jesús,

nuestro Salvador, recibe hoy este “nudo” (nómbralo si es posible…).

Para la Gloria de Dios te pedimos desatarlo, y desatarlo para siempre.

Esperamos en ti. Eres el único consuelo que Dios nos ha dado.

Eres la fortaleza de nuestras fuerzas precarias, la riqueza de nuestras miserias,

la liberación de todo lo que nos impide de estar con Cristo.

Acoge nuestras llamadas.

Presérvanos, guíanos, protégenos, se nuestro refugio.

Amén.

Notas relacionadas