La iglesia de San José que ha sido consuelo de los migrantes en USA por casi 3 siglos

La Antigua Iglesia de San José, en Pensilvania, es un legado histórico para los católicos. | Foto: Facebook @OSJ19106
Esta iglesia dedicada a San José fue el primer lugar en Estados Unidos donde se pudo celebrar la Santa Misa de manera "legal". Texto de ACI Prensa.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La Antigua Iglesia de San José (hoy llamada Old St. Joseph’s Church) es uno de los lugares más emblemáticos de Filadelfia. Este templo contribuyó a establecer la Iglesia Católica en Estados Unidos. Además, ha sido fuente de consuelo y ayuda para los inmigrantes en este país por casi tres siglos.

Joseph Pronechen, escritor católico, señaló en National Catholic Register que la iglesia de San José de Filadelfia se fundó en 1733. Sin embargo, recibió el nombre de “Antigua” oficialmente en la década de 1840.

A lo largo de los años, esta iglesia ha recibido la visita de importantes personajes, inclusive santos. Entre ellos destaca Francis Drexel, el padre de Santa Katherine Drexel. Santa Katherine era una religiosa estadounidense que luchó contra el racismo hacia los nativos americanos y afroamericanos en su país.

Según Pronechen, la Antigua Iglesia de San José ya era una parroquia floreciente antes de que Estados Unidos declarara su independencia en 1776. Además, explicó, el misionero jesuita Joseph Greaton llegó a la iglesia para establecerse y construyó una pequeña capilla para Misas públicas.

Esto llevó a que la Corte tuviera que aceptar la legalidad de las celebraciones litúrgicas. Tal hecho histórico está grabado en una placa del templo.

Así, durante un tiempo, la Antigua Iglesia de San José era “el único lugar en todo el mundo de habla inglesa” donde los católicos podían participar legalmente en la Santa Misa.

Foto: Facebook @OSJ19106
Foto: Facebook @OSJ19106

Iglesia de San José, refugio de inmigrantes

A lo largo de los siglos, miles de migrantes han encontrado consuelo, alivio y ayuda en la Iglesia de San José. De hecho, Joseph Pronechen cita estas palabras de un antiguo feligrés llamado Tish Byrne:

La iglesia de San José “no era una iglesia de ‘sociedad’ sino una iglesia para todos. Es una parroquia de inmigrantes urbanos ejemplar. Servimos a una población muy diversa”.

En 1755, el P. Robert Harding, segundo pastor de la iglesia, cuidó a más de 480 franceses necesitados que llegaron a Filadelfia “después de que los británicos los exiliaran de Nueva Escocia”, explica Pronechen.

Tal vez te interese:  ¿Qué significan los símbolos grabados en el Cirio Pascual?

Además, en 1794, la iglesia dio refugio a blancos y negros que huían de la revolución en Santo Domingo. Así nació la primera congregación de católicos negros de la ciudad. Sin embargo, los registros eclesiásticos muestran un gran número de matrimonios y bautizos de afroamericanos desde antes de esa fecha.

Por otro lado, durante la epidemia de fiebre amarilla de 1793 en Filadelfia, los sacerdotes de la iglesia de San José auxiliaron a todos los necesitados. Desafortunadamente, cuatro de los sacerdotes murieron junto con otras 335 personas a causa de la enfermedad.

Posteriormente, en 1840, esta iglesia acogió a los afroamericanos a la Misa dominical. Luego, en 1859, el P. Barbelin abrió una escuela para católicos negros. Además, la iglesia estableció organizaciones para decenas de inmigrantes irlandeses e italianos.

Una historia que sobrevive al tiempo

Esta iglesia decayó a inicios del siglo XX. No obstante, medio siglo después volvió a reflorecer cuando se establecieron el Parque Histórico Nacional de la Independencia y el distrito histórico.

“Hoy en día, la gente viaja de fuera del estado a nuestra parroquia. Vienen para la Misa dominical, de todas partes de la ciudad y los suburbios”, dice Tish Byrne.

Byrne también cuenta que, en 1959, esta iglesia recibió un honor muy importante que contribuyó establecimiento de la Iglesia Católica en Estados Unidos. Y es que el presidente Dwight Eisenhower declaró a la Antigua Iglesia de San José como un Santuario Nacional de la Libertad Religiosa.

Texto de ACI Prensa