División política en Washington dificulta soluciones sostenibles al reto migratorio

División política en Washington dificulta soluciones sostenibles al reto migratorio
El gobierno Joe Biden se enfrenta al reto migratorio: un balance entre la seguridad nacional y necesidades humanitarias de migrantes.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Cultivando la tierra, la familia de Michael Surratt ha vivido en la frontera por varias generaciones en Texas. Durante sus 56 años de vida, ha visto cómo los cambios de los gobiernos impactan la zona de Estados Unidos que toca con México. Por lo que existe un reto migratorio.

El granjero es dueño de una procesadora de nueces. Ha visto el cambio de gobierno del expresidente republicano Donald Trump al ahora demócrata de Joe Biden. Por lo que ahora influirá en el número de personas que llegan a Estados Unidos buscando refugio y protección.  Sin embargo, Surratt cree que se debe asegurar la frontera para cambiar el panorama de la zona en la que creció, es una reforma migratoria.

“Necesitamos regular el sistema de migración de Estados Unidos. Eso es algo que tiene que hacer el Congreso”, dijo el agricultor a la Voz de América.

En la frontera, las personas buscan solicitar asilo—salvo menores no acompañados y algunas unidades familiares— los deportan bajo una regla de la era Trump conocida como el Título 42. El gobierno de Joe Biden se enfrenta a una compleja situación para balancear: pandemia, seguridad fronteriza y trato humanitario.

Migrantes expulsados por Estados Unidos en 2020 y 2021 (MAM). | Foto: VOA.
Migrantes expulsados por Estados Unidos en 2020 y 2021 (MAM). | Foto: VOA.

Migrantes detenidos por CBP

En febrero, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) detuvo a más de 100 mil personas en la frontera. Esto representa un incremento del 28% en comparación con enero. De ellas, 19 mil 246 eran unidades familiares y casi 9 mil 500 menores no acompañados, según datos de CBP.

Detenciones en la frontera de Estados Unidos y México de 2021 a 2021 (MAM). | Foto: VOA.
Detenciones en la frontera de Estados Unidos y México de 2021 a 2021 (MAM). | Foto: VOA.

Las puertas se abren para los 26 mil solicitantes de asilo cuya entrada se negó en el gobierno del ex presidente Donald Trump bajo el programa MPP.  Los defensores de derechos de los migrantes piden que se establezca una solución para las personas que esperan por una oportunidad de que sus casos sean escuchados en cortes de inmigración.

No hay manera de ayudar en las soluciones para el reto migratorio

“En esa situación, donde no hay otra opción, hay muchos papás que han decidido mandar a sus hijos solitos”, dijo a la VOA Taylor Levy; quien es abogada de migración basada en El Paso que apoya a migrantes y solicitantes de asilo.

Argumenta que no tienen manera de ayudar a las personas devueltas a México bajo el Título 42. Esto porque es imposible pedir asilo en la frontera en estos momentos para adultos solteros y algunas unidades familiares.

Ante reto migratorio, funcionarios de Joe Biden culpan a la administración anterior

Funcionarios de la administración Biden culpan a la anterior administración por haber “desmantelado” el sistema migratorio, dijeron a la VOA Juan González; quien es asistente especial del presidente y el enviado especial para los países del Triángulo Norte y México, Ricardo Zúñiga.

Tal vez te interese:  Graham presenta iniciativa para aumentar la detención de niños migrantes de 20 a 100 días

“Heredamos un sistema migratorio dañado por las acciones de la previa administración”, argumentó González. El funcionario explicó que el gobierno ha mantenido en pie el Título 42 para asegurarse que las personas que no son parte de MPP “sean expulsadas”. Mientras se invierte en “fortalecer la capacidad de la frontera de absorber y procesar a migrantes de un forma digna y legal”.

González dijo respecto a los menores no acompañados que Estados Unidos está llevando a cabo un “manejo migratorio en coordinación” con México.

“Para hacerlo de una forma que reconozca los derechos y el respeto digno que merecen los niños y las familias”.

Involucrando a los países del llamado “Triángulo Norte”, la estrategia de La Casa Blanca apunta a atacar las causas de raíz de la masiva inmigración.  Para ello cuenta con la coordinación de esfuerzos con los gobiernos de la región, como lo explicó a la Voz de América la subsecretaria adjunta para el Hemisferio Occidental, Emily Mendrala.

Otro de los componentes de esta parte de la estrategia es la participación de organismos multilaterales, que como el Banco Interamericano de Desarrollo, ya adelantan inversiones en ese sentido, aseguró el presidente de la entidad a #másalládelmuro, Mauricio Claver-Carone.

Pero no todos ven en esta estrategia, beneficios en el corto plazo.  En entrevista con la VOA, el líder republicano en El Paso, Texas, Ray Baca, aseguró celebró la iniciativa de invertir en la región, pero cuestionó los resultados de la misma en el corto plazo.  En cambio, aseguró, los migrantes seguirán llegando porque lo que han visto “an open border, una frontera abierta”.

Se necesitan soluciones de fondo en el reto migratorio

Sumando dificultades al complejo panorama que representa el reto de hallar soluciones sostenibles al fenómeno de la masiva inmigración. También está el impacto de la polarización política que enfrenta el país.

Esto, se evidencia en las dificultades de que avance en el Capitolio estadounidense la que se erige como la solución de fondo más impactante al reto: Una profunda reforma inmigratoria.

Entre otros puntos, la propuesta de la administración Biden incluye un camino a la ciudadanía para los más de diez millones de indocumentados; así como el aumento del número de visas de diversidad y de trabajo.

Simultáneamente, el gobierno Biden planea instalar programas para que las personas puedan pedir refugio desde sus países. De hecho, ya reinstauró uno dedicado a promover la reunificación de menores centroamericanos cuyos padres ya están en el país con documentos, el Programa de Menores Centroamericanos (CAM).

Tal vez te interese:  Consulado sobre ruedas en Seattle; fechas y horarios para 2019

Un camino difícil para el proyecto de reforma migratoria

Sin embargo, el camino para que el proyecto de reforma inmigratoria se convierta en realidad, no es nada fácil.  Para que se apruebe por el Congreso, son necesarios 60 votos. Los demócratas controlan la mitad de los escaños, por lo que necesitarían 10 votos republicanos.

El legislador demócrata Henry Cuéllar, representante en la Cámara de Representantes por Texas, dijo a la VOA que ve “la posibilidad de sacar 60 votos (…) muy difícil”. Cree que es más realista pasar proyectos de ley relacionados con la migración de manera individual, como la protección a los Dreamers.

En similar dirección se había pronunciado la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, cuando presentó el proyecto de ley, refiriéndose a aprobarlo en diferentes etapas.

Seguridad en la frontera y el reto migratorio

Frente a uno de los puntos de la seguridad fronteriza, Cuéllar aseguró que si bien se opone a seguir construyendo más kilómetros de muro fronterizo. Sí es necesario destinar más “agentes y tecnología para controlar” el paso de personas indocumentadas y la actividad criminal en la frontera. Además de trabajar de manera conjunta con los países de origen de la masiva inmigración.

“Podemos jugar defensa en la frontera de Estados Unidos o allá y eso es lo que debemos hacer, trabar con otros países”, dijo el legislador.

Posiciones como la del legislador republicano en Texas, Ray Vaca, o la expresada también en entrevista con la VOA por el senador republicano Rick Scott, sobre las medidas que en materia de inmigración ha adoptado la administración Biden durante sus 100 primeros días de mandato, no permiten vislumbrar un futuro certero para su iniciativa de reforma inmigratoria.  

“Queremos inmigración legal (…) pero los demócratas no quieren arreglar los problemas [de los migrantes]”, aseveró el legislador, culpando además al presidente Biden por la separación de niños de sus padres en la frontera.  Frente a ello, el legislador Henry Cuéllar fue enfático en recordar que fue bajo la administración Trump que se instauró la sistemática práctica que vehementemente repudió.

Por eso, aún con mayorías demócratas en ambas cámaras legislativas y con la presión de lograr la aprobación del proyecto de ley mientras el partido demócrata mantenga el dominio en el Capitolio.

Las divisiones políticas siguen demarcando una ruta que hace prever que #másalládelmuro, una solución sostenible al reto de la masiva inmigración debe seguir en construcción, trascendiendo los 100 primeros días del mandato del presidente Joe Biden.