Rosario por la salud de los enfermos en tiempos de pandemia

Rosario por la salud de los enfermos en tiempos de pandemia
Puedes rezar el rosario por la salud de los enfermos en tiempos de la pandemia de coronavirus. El objetivo es ayudar a los fieles a contemplar el Evangelio.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La pandemia del coronavirus nos ha afectado a todos en mayor o menor medida. Este Rosario por la salud de los enfermos en tiempos de pandemia tiene como objetivo ayudar a los fieles a contemplar el Evangelio con María, nuestra Madre, a la luz de un mundo en crisis a causas del Covid-19. A abrir nuestros corazones con la esperanza puesta en la Buena Nueva de Jesucristo.

Tal vez te interese:  Rosario para pedir a la Virgen María que nos libre del Covid-19

Te explicamos el cómo rezarlo paso a paso.

MISTERIOS GOZOSOS – Se rezan lunes y sábados

Nos persignamos:

Por la señal de la Santa Cruz,
de nuestros enemigos
líbranos, Señor, Dios nuestro.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Acto de contrición:

Señor mío Jesucristo,
Dios y Hombre verdadero,
me pesa de todo corazón haber pecado,
porque he merecido el infierno y he perdido el cielo,
sobre todo porque te ofendí a Ti,
que eres bondad infinita,
a quien amo sobre todas las cosas.

Propongo firmemente,
con tu gracia, enmendarme y evitar las ocasiones de pecado,
confesarme y cumplir la penitencia.

Confío me perdonarás por tu infinita misericordia.

Amén.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 1 Avemaría.

Por las intenciones del Papa.

PRIMER MISTERIO GOZOSO. La encarnación del Hijo de Dios

Oración:

Madre del cielo, líbranos de todo temor que nos paraliza, nos frena, y nos impide dejarnos llevar por las inspiraciones del Espíritu Santo. Danos tu “Sí”, el Sí fiel, confiado, que se presta y que se compromete, para así poder llenar este mundo del amor del Padre, empezando por los últimos.

Que de tu mano abracemos la voluntad de Dios, dejándole a Él toda duda paralizante, confiando en que nuestro “sí” dará frutos y aumentará la esperanza en un mundo más sano y justo.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

SEGUNDO MISTERIO GOZOSO. La visita de la Virgen Santísima a su prima Santa Isabel

Oración:

Madre del encuentro, hoy necesitamos que nos vengas a visitar a nuestra casa, como lo hiciste con tu prima Isabel. Como ocurrió en aquel encuentro gozoso, que podamos compartir nuestras alegrías más entrañables.

Que tu Presencia renueve nuestros hogares, que por momentos parecen haberse olvidado de ti. Y que juntos podamos dar gloria a Dios por las maravillas que hace en nosotros, tan pequeños, tan necesitados de su brazo fuerte con el cual levanta a todos los caídos, de su misericordia que nos acompaña de generación en generación.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

TERCER MISTERIO GOZOSO. El nacimiento del Niño Dios en el pobre portal de Belén

Oración:

María Madre de Dios, tú que llevaste en tu seno a Jesús, ayúdanos a confiar en que, impulsados por el Espíritu Santo, podremos colaborar con el reino que tu Hijo inauguró en este mundo. Un reino de luz en medio de la oscuridad, de justicia en medio de tantos atropellos, de gozo en medio de tantos dolores.

San José, tú que supiste cuidar de la Sagrada Familia, intercede ante el Padre para que podamos ser custodios de las personas y de toda la creación; que podamos ser pesebre, y así albergar en nuestro entorno al Salvador del mundo.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

CUARTO MISTERIO GOZOSO. La presentación de Jesús en el templo

Oración:

María madre del consuelo, ayúdanos a presentar a tu Hijo en el templo de los corazones de las personas que tenemos a nuestro alrededor: ancianos, enfermos, otros sin fuerzas para seguir y también muchos enojados, llenos de ira y rencor. Que ninguna vida quede sin sentido, olvidada, ignorada. Que, guiados por el Señor de la vida, podamos celebrar todo fin con la esperanza de un nuevo comienzo.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

QUINTO MISTERIO GOZOSO. El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo

Oración:

Madre de la esperanza, nadie mejor que tú para comprender el dolor de la ausencia. Pero tú supiste guardar todo en tu corazón. Tú no perdiste la fe, sino que gracias a ella te mantuviste en pie y la compartiste con los primeros discípulos. Te pedimos que nos regales tu fe.

Que cuando sintamos que perdimos todo, tomados de tu mano, creamos en tu Hijo. Él se esconde de nuestra vista para ser encontrado en el templo que es cada persona, en el templo de la vida comunitaria, en el templo de la creación.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Nos santiguamos

MISTERIOS LUMINOSOS – Se rezan los jueves

PRIMER MISTERIO LUMINOSO. El bautismo de Jesús en el Jordán

Inicia persignándote, seguido del acto de contrición, un Padrenuestro y un Avemaría. Se dice el número y nombre del misterio.

Oración:

Señor, El Bautismo nos restaura y nos abre las puertas a una nueva vida, la de la Iglesia. Pero las puertas de las Iglesias que concurríamos están cerradas y algunos llevamos varias semanas encerrados en nuestras casas por el coronavirus.

Otros llevamos años espiritualmente encerrados por otros virus que nos han enfermado el cuerpo, el alma y/o el corazón. Anhelamos empezar de nuevo, volver a socializar, pero en verdadera comunión. Queremos regresar a los parques, a las plazas, a las calles, a las parroquias.

Pero no queremos volver a lo mismo, como si nada hubiese pasado. Ayúdanos a descubrir la fraternidad que brota del bautismo y, confiados en nuestro Padre, promover la solidaridad entre nuestros hermanos y hermanas, una nueva solidaridad universal.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

SEGUNDO MISTERIO LUMINOSO. Las Bodas de Canadá

Oración:

Madre de Caná, tú sabes lo que anhelamos: los reencuentros, los festejos, las celebraciones familiares. Contemplando tu presencia en aquellas bodas te pedimos que renueves nuestra confianza en ti.

Que veamos las necesidades de nuestros hermanos y nos sintamos comprometidos con ellas. Que contigo las presentemos a Jesús, para que transforme nuestra agua en vino.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

TERCER MISTERIO LUMINOSO. El anuncio del Reino

Oración:

Jesús, sabemos que tu Reino no es de este mundo y que el mismo está creciendo en medio de nosotros como la semilla de mostaza. Ayúdanos a reconocerlo y a ser colaboradores tuyos. Que el Reino sea nuestro horizonte hacia el cual nos animemos a caminar con otros para construir un mundo según tu Corazón.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

CUARTO MISTERIO LUMINOSO. La transfiguración

Oración:

Señor, necesitamos que nos reveles tu Rostro Transfigurado. Mira a quienes desesperan y se han cansado ya de esta crisis. Necesitamos recordar tu presencia transfigurada, y saber que Tú eres Señor de la vida y de la historia.

 

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

QUINTO MISTERIO LUMINOSO. La Eucaristía

Oración:

Jesús Eucaristía, nunca como en este tiempo nos ha faltado tu presencia Eucarística, y hemos anhelado reunirnos alrededor de ese pan partido para todos. ¡Qué alegría será, Señor, cuando podamos volver a vivir estos momentos juntos, y nos abracemos para compartir ese gozo que solo tú puedes dar!

Nos sentimos cercanos a todos aquellos que no pueden vivir esta alegría porque son perseguidos. Solo ahora entendemos completamente su sufrimiento. Señor, ofrécete hoy por nosotros y con nosotros. Gracias Señor, porque en el pan partido nos haces, hoy más que nunca, hermanos.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Nos santiguamos

MISTERIOS DOLOROSOS – Se rezan los martes y viernes

PRIMER MISTERIO DOLOROSO. La oración de Jesús en el huerto de los olivos

Inicia persignándote, seguido del acto de contrición, un Padrenuestro y un Avemaría. Se dice el número y nombre del misterio.

Oración:

Jesús, tú que experimentaste el dolor del abandono de los tuyos, mira nuestros corazones que tantas veces se sienten decepcionados y traicionados por aquellos de quienes esperamos recibir amor.

Enséñanos a unir nuestro dolor al Tuyo, para que podamos responder contigo y como Tú: confiando en Dios, nuestro Padre, confirmar nuestro deseo de construir tu Reino. Madre de todo consuelo: tú que fuiste fuerza para Jesús en su agonía, no dejes de acompañarnos en nuestros desánimos.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

SEGUNDO MISTERIO DOLOROSO. La oración de Jesús en el huerto de los olivos

Oración:

Madre de los dolores, tú que recoges la Sangre de Jesús y le das ánimo para que cumpla la voluntad de su Padre, sigue volcando toda tu ternura en nuestros hermanos que son víctimas de abusos y de violencia. Enséñanos a reconocer a Jesús en ellos, y a no ser caer en la locura ciega de la indiferencia.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

TERCER MISTERIO DOLOROSO. La Coronación de Espinas

Oración:

Señor Jesús, tú que supiste llevar el dolor sin condenar, ayúdanos a vivir este tiempo con comprensión hacia nuestros hermanos. La pandemia nos ha puesto en lugares que no esperábamos y nuestra fragilidad se ha presentado con rostros nuevos. Señor, en tu actitud frente a la humillación, descubrimos el camino a seguir.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

CUARTO MISTERIO DOLOROSO. Jesús carga con la cruz

Oración:

Jesús, Tú que en camino al Calvario fuiste ayudado por Simón de Cirene, ayúdanos a reconocerte en todo el que sufre, en los condenados por la justicia humana, en los descartados por la sociedad, en los que sufren violencia e injusticia. Que sintamos sus cargas como propias, y que nos sepamos responsables de ayudarles a cargarlas.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

QUINTO MISTERIO DOLOROSO. Jesús muere en la cruz

Oración:

Madre, tú que estuviste a los pies de la Cruz y acompañaste a Jesús en su último suspiro; hazte presente hoy en las camas de los moribundos, de las familias que no pueden acompañarlos, de quienes sienten probada su fe. Tómanos de la mano como hiciste con San Juan, para que aprendamos a esperar y a caminar contigo.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Nos santiguamos

MISTERIOS GLORIOSOS – Se rezan los miércoles y domingos

PRIMER MISTERIO GLORIOSO. La Resurrección del Señor

Inicia persignándote, seguido del acto de contrición, un Padrenuestro y un Avemaría. Se dice el número y nombre del misterio.

Oración:

Madre de la esperanza, enséñanos a dejarnos encontrar por Cristo Resucitado, y a escucharle mientras nos explica las Escrituras de nuestra vida. Que sepamos reconocerlo cuando parte el pan, y que nos impulse a correr junto a nuestros hermanos, para anunciar con ellos su Reino.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

SEGUNDO MISTERIO GLORIOSO. La Ascensión del Señor

Oración:

Jesús, ayúdanos a sentirnos responsables de nuestros hermanos y de nuestra Casa Común. Que podamos caminar confiando que Tú nos miras desde la diestra del Padre, y que contigo todo lo podemos.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

TERCER MISTERIO GLORIOSO. La venida del Espíritu Santo

Oración:

Espíritu Santo, junto con María, deseamos que tomes el control de nuestras vidas. Queremos ser dóciles a tus inspiraciones, convencidos de que Jesús quiere hacer obras grandes por medio de nosotros.

Que ante la misión no nos preguntemos si podemos o no podemos, sino si Tú lo quieres, porque sabemos que Tú eres toda nuestra fuerza.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

CUARTO MISTERIO GLORIOSO. La Asunción de la Virgen María

Oración:

Madre, tú que fuiste mujer de un carpintero y sabes lo que significa comer del trabajo cotidiano, mira ahora a todos nuestros hermanos que sufren por la pérdida de su trabajo, que viven en condiciones precarias, que tienen sus negocios a punto de quebrar.

Tú que has sido llevada al cielo, habla al Padre de nuestras necesidades y de nuestros dolores. Sostén a quienes desesperan por no tener pan para llevar a sus casas, y abre los ojos a quienes pueden hacer algo por ellos.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

QUINTO MISTERIO GLORIOSO. La Coronación de la Virgen María

Oración:

Madre, Reina del cielo y Madre nuestra, tú sabes cuántas veces nos distraemos y no dedicamos tiempo a quienes más queremos. Tú conoces los ruidos que crean interferencias en las relaciones que para nosotros son más importantes.

Mira ahora a nuestras familias, y tómanos de tu mano para que este tiempo sea un momento de conversión familiar, donde aprendamos a ponerlos a ellos en primer lugar.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Nos santiguamos