Suprema Corte de Pensilvania rechaza apelación republicana

Suprema Corte de Pensilvania rechaza apelación republicana
Los jueces de la Suprema Corte también resaltaron la impactante exigencia en la demanda de que la elección completa fuera anulada de manera retroactiva.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La Suprema Corte de Pensilvania desestimó la orden de un tribunal inferior que impedía al estado certificar decenas de disputas de las boletas electorales del 3 de noviembre, en la demanda más reciente presentada por los republicanos en un intento de frustrar la victoria de Joe Biden en ese estado crucial.

El sábado por la noche, en una decisión unánime, la Suprema Corte estatal anuló la orden emitida hace tres días. Bajo el argumento de que la demanda subyacente se presentó meses después del vencimiento de un plazo para impugnar establecido en la ley extendida de voto por correo de Pensilvania que data de hace un año.

Los jueces también resaltaron la impactante exigencia en la demanda de que la elección completa fuera anulada de manera retroactiva.

“Ellos no han logrado alegar ni siquiera que una sola papeleta por correo fue presentada o contada fraudulentamente”, escribió el juez David Wecht.

El demócrata Josh Shapiro, secretario de justicia estatal, describió la decisión de la corte como “otra victoria para la democracia”. La demanda había impugnado la ley local para votar por correo por considerarla inconstitucional.

Tal vez te interese:  Gobierno de EEUU apelará prohibición de deportar a niños migrantes no acompañados

Mientras tanto, el presidente Donald Trump y su abogado, Rudy Giuliani, han asegurado que los demócratas falsificaron papeletas de votos por correo. Esto con el fin de robarle a Trump las elecciones. Biden venció a Trump por más de 80 mil votos en Pensilvania.

Como solución, Kelly y los otros demandantes republicanos intentaron anular los 2,5 millones de boletas enviadas por correo conforme a lo establece la ley.

El pasado miércoles, Patricia McCullough, jueza de la Corte de la Commonwealth, había emitido la orden para detener la certificación de cualquier disputa restante, incluidas al parecer las relacionadas con el Congreso.