¿Qué es la retención de deportación y cómo se diferencia del asilo?

¿Cuál es la diferencia entre asilo y retención de deportación?
No todos pueden solicitar asilo, sin embargo, muchas de estas personas aún pueden pedir una retención de deportación para quedarse en EEUU | Con información del American Immigration Council
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Al igual que el asilo, la retención de deportación es un recurso legal que las personas tienen para evitar ser devueltos a sus países de origen, sin embargo, los requisitos y beneficios que ofrecen son distintos.

Por ley, las autoridades no pueden ser deportadas a un a un país donde enfrentarán persecución. Bajo este principio, miles de personas solicitan asilo.

Pero, existen muchas personas con temor a ser perseguidas en su país de origen, las cuales no son elegibles para el asilo.

Estas personas tienen un camino alternativo para no ser deportado, aunque es más difícil de obtener y ofrece menos beneficios: la retención de deportación.

Tal vez te interese:  ¿Puedo pedir asilo para entrar o quedarme EU? Te decimos

¿Cuál es la diferencia entre asilo y retención de  deportación?

En pocas palabras, el asilo es un beneficio que se entrega de forma discrecional y que protege a una persona de la deportación, le permite solicitar: empleo en los Estados Unidos, una tarjeta del Seguro Social, permiso para viajar al extranjero y puede pedir a sus familiares.

Desafortunadamente, no todos pueden solicitar asilo, como los migrantes que ya fueron deportados o no hicieron su petición dentro de su primer año en EEUU.

Sin embargo, en la mayoría de los casos las personas que no pueden aplicar a este beneficio cuentan con la retención de expulsión.

Los migrantes que solicitan este recurso están a salvo de ser devueltos a su país de origen en lo que termina el proceso judicial.

Durante este periodo, el migrante puede trabajar legalmente. Pero, de ninguna forma puede aspirar a la residencia o ciudadanía o pedir a un familiar.

Una vez termine el proceso, la persona puede ser deportada a un tercer país con el cual tiene vínculos.

Además, ya no podrá regresar a los Estados Unidos.

Finalmente, si las condiciones mejoran en el país de origen de la persona, el gobierno puede revocar la retención de deportación.

Cabe aclarar que las personas que fueron condenadas por “delitos particularmente graves” no son elegibles para este beneficio.