Suprema Corte exige pago de horas extra para trabajadores agrícolas

Suprema Corte exige pago de horas extra para trabajadores agrícolas
La Suprema Corte del Estado de Washington dictaminó que los trabajadores agrícolas tienen derecho al pago de horas extra.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El pasado jueves, la Suprema Corte del Estado de Washington dictaminó 5-4 que los trabajadores agrícolas tienen derecho al pago de horas extra.

Este fallo borra una un privilegio de 60 años para la agricultura de la ley de salario mínimo del estado. Actualmente, Washington es el segundo estado en la Unión Americana que otorga el pago de horas extra.

Tal vez te interese:  Coalición ayudará a trabajadores agrícolas esenciales en EEUU

Después de rebasar las 40 horas de trabajo, los empleados que laboren horas extraordinarias ganarán tiempo y medio de pago.

Es un derecho fundamental para los trabajadores de Washington a las protecciones de salud y seguridad”, según la demanda.

La exención viola la cláusula de “privilegios e inmunidades” de la Constitución del Estado. La Legislatura concedió un privilegio inconstitucional a los empleadores al eximirlos de pagar horas extras a los trabajadores agrícolas que:

Trabajan muchas horas en condiciones peligrosas para la vida y perjudiciales para su salud”.

Cabe destacar que el fallo fue posible gracias a la demanda de Martínez-Cuevas y Patricia Aguilar v. DeRuyter Brothers Dairy, según un artículo escrito por Capital Press. Asimismo, dos miembros del personal de la granja lechera del condado de Yakima presentaron el litigio.

Los trabajadores aseguraron que trabajaban entre nueve a doce horas al día, seis días por semana. Además, no tenían beneficio de descansos pagados, ni periodos para comer o pago por horas extra. Previamente, la compañía resolvió la parte de los descansos y horas de comida.

Tal vez te interese:  México y Canadá reanudan el Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales

El Tribunal mantuvo que la exención implicaba un derecho constitucional fundamental a la protección legal de la salud y la seguridad en las industrias peligrosas.

El trabajo en las lecherías es uno de los más peligrosos de los Estados Unidos”, indicó la opinión mayoritaria.