Paseo del Pendón, una tradición de Chilpancingo

El Paseo del Pendón se organiza, actualmente, el domingo anterior al 24 de diciembre, y con este acto se inicia la feria
El Paseo del Pendón se organiza, actualmente, el domingo anterior al 24 de diciembre, y con este acto se inicia la feria.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Paisano, cada estado tiene sus propias tradiciones que los hacen únicos, tal es el caso de Chilpancingo, Guerrero y su tradicional Paseo del Pendón.

El origen de esta fiesta se remonta a la época virreinal a raíz de la Conquista. En 1812, fue suprimida por la misma Corte española.

En la ciudad de Chilpancingo se realiza una fiesta que data del Siglo XIX y que se convirtió en una tradición ya fuertemente arraigada en las costumbres de esa población: El Paseo del Pendón.


El Paseo del Pendón se organiza, actualmente, el domingo anterior al 24 de diciembre, y con este acto se inicia la feria (v. Feria de San Mateo, Navidad y Año Nuevo).

Tal vez te interese:  Superhéroes mexicanos fomentan el uso del zapoteco en niños

Se trata de un desfile lleno de colorido, música y danza que recorre las principales calles de la ciudad. A la vanguardia de esta pintoresca procesión llevan un estandarte que identifica la feria.

El Estandarte del Pendón fue creado por el pintor chilpancingueño Francisco Antonio Alarcón Tapia. Lo porta una joven vestida con traje charro, montada a caballo. Otra dama con vestido similar va a su lado, también montada a caballo, portando el escudo de Chilpancingo; lleva la puya y las jarillas, símbolo de la fiesta que se realiza cada 25 de diciembre.


El orden que sigue el desfile es: patrulla, sonido, burrita cargando castañas con mezcal, Estandarte del Pendón, Estandarte del Escudo de Chilpancingo, música de viento, manta tradicional del Paseo del Pendón, Señorita Flor de Nochebuena.

Tal vez te interese:  Zacatecas se pone a la delantera en la colaboración con los migrantes

El origen del Paseo del Pendón

Se celebraba el 13 de agosto en la Nueva España, en memoria de que en esa fecha había culminado la toma de la Ciudad de México–Tenochtitlán, y con ella la del principal señorío del México prehispánico.

Fueron casi 300 años de llevar a cabo esta actividad y quedó muy enraizada en la provincia mexicana, por lo que, tanto el clero como el pueblo, siguieron celebrándola con otros significados y motivos, cultivándola y enriqueciéndola con sus propias tradiciones.