¿Mi patrón puede ayudarme a arreglar mi estatus migratorio?

Foto: @UFWupdates
Aunque el patrón pide al empleado, al final del proceso el migrante deberá acudir a una cita en la embajada de Estados Unidos, por lo que hay que tener cuidado
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Aunque tu patrón pueda pedirte para ayudarte a arreglar tu estatus migratorio, debes de tener mucho cuidado, ya que el proceso de certificación laboral puede hacerte ganar un castigo de 10 años.

“A menos que la persona se encuentre legalmente en el país o a menos que haya hecho una petición antes de abril 30 de 2001, la persona tiene que salir y si sale se juta al castigo de los 10 años”, detalló el abogado migratorio Emilio Amaya García.

Para obtener una visa de este modo el patrón debe pedir al empleado, sin embargo, al final del proceso el migrante debe acudir a una cita en la embajada de Estados Unidos de su país de origen.

Al salir del país automáticamente se activaría el castigo de 10 años por haber acumulado presencia ilegal en Estados Unidos. No importa que tu patrón te haya pedido e inmigración haya aprobado la solicitud.

Desafortunadamente, no hay perdones cuando una persona ha vivido sin papeles en Estados Unidos y quiere migrar a través de un patrón.

Tal vez te interese:  ¿Necesitas servicios legales de migración? Mira quién te puede ayudar

¿Cómo funciona un castigo?

Los migrantes que exceden la estancia de seis meses sin un estatus legal se ganan un castigo de tres años, después del año se ganan un castigo de 10 años.

Las únicas personas que pueden salir del país sin recibir un castigo son aquellas con la protección de la Sección 245(i) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA).

Sin embargo, esta ley sólo protege a las personas que hicieron una solicitud antes del abril 30 de 2001, de no ser así no es recomendable que tu patrón te pida.

Antes de iniciar este proceso legal, es recomendable que consultes con al menos un abogado especializado en temas migratorios para evitar que gastes dinero o peor aún que termines fuera del país con un castigo.